Universidad Anáhuac Mayab

Filosofía del periodismo hoy: objetividad; ¿según quién?

Publicado en: 19 de Junio de 2006

 Y esto es porque los lectores perdimos la cuenta de todos los años que hemos sido informados por un medio de temporalidad limitada según “los principios fundamentales de justicia, libertad y veracidad que anteceden al periodismo en el país”. ¿Cuántas personas en Yucatán, no digamos en la República Mexicana , recuerdan en los últimos diez años, una sola noticia que no haya sido presentada con distorsiones en su contenido de acuerdo a las diversas fuentes de información a las que nos enfrentamos? Si bien analizamos el panorama informativo, podemos apreciar que cada diario emite las noticias de acuerdo a los propios intereses de los directivos que los manejan, eso sin contar a aquellos medios impresos “comprados” por el Gobierno de los Estados o hasta por el mismo Federal. Basta con mencionar el carácter completamente derechista del Diario de Yucatán o el apoyo izquierdista del Por Esto! para visualizar cómo está la llamada objetividad en la noticia tan sólo en lo que a Yucatán se refiere. Entonces podría surgir el cuestionamiento que se hiciere Gorgias respecto a si el destino de toda noticia es su distorsión entonces ¿es posible alguna forma de comunicación? La respuesta creo yo, es simple: no es posible, porque tal como lo menciona Juan José García Posada “el hacer periodístico no sólo es el resultado de una reflexión previa a la resolución de informar, sino el fruto de un compromiso con el público, en función de los valores sociales de la justicia, libertad y veracidad”; y todos aquellos informadores que se “venden” a la ideología de un Diario y contribuyen a la distorsión de las noticias, definitivamente están atacando el compromiso que se supone adquirieron con los lectores al decidir ser periodistas. Luego entonces, no atender a los intereses de la sociedad es una gran falla, refiriéndome a los intereses de recibir la información tal como es, como ocurre de acuerdo al tiempo, al espacio y a los involucrados y sus acciones en los eventos.

Aunque de aquí se desprende otra disyuntiva en cuanto a objetividad en el periodismo se refiere, puesto que no se puede hablar o decir que las noticias son tomadas desde un punto de vista objetivo, porque nosotros mismos estamos siendo subjetivos al juzgar si son o no objetivas. Y aunque parezca trabalenguas, no soy la única que lo piensa, simplemente es una realidad hoy en día. Me atrevo a decirlo porque por un lado, los políticos imponen “códigos” para garantizar la veracidad y objetividad en la información; por otro lado, los periodistas con el fin de ganar credibilidad buscan la representación de diferentes fuentes (y al dar la nota final tienen que juzgar subjetivamente para decidir qué es lo que dicen y qué no); y por último la crítica más generalizada del público para con los medios es su falta de objetividad. Y para concluir aquí es cuando entro en conflicto, ya que no sólo tengo que ver mi papel como informador sino también como el lector que aún sigo siendo; luego entonces todo esto se resume en que la objetividad definitivamente es la filosofía del periodismo, pero ¿según quién? Depende de cada uno de nosotros y el papel que tomemos en el medio.

 

Adriana García Liévana es alumna del 7º. Semestre de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en el área de Medios de la Universidad del Mayab. Recibe con gusto tus comentarios sobre el ensayo en [email protected].

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab