Universidad Anáhuac Mayab

La Importancia de la Cronometría en la imagen

Publicado en: 19 de Junio de 2006

 

A diferencia de algunos animales que no pueden tener una definición precisa de los colores y aunque digan que el toro se lanza frente al capote porque el rojo le llama la atención, me permito desengañarles y decirles que si bien este animal responde al capote de los toreros en la fiesta brava, no es precisamente por el irradiante color de la tela, por el contrario a lo que el bruto animal responde, es al movimiento que del capote hace el hombre enfundado en el traje de luces, dado que los toros sufren de Daltonia sólo pueden ver sombras y bultos, por tanto no se lanzan de envestida frente al capote porque este sea rojo, violeta o magenta, sino porque el movimiento hecho por el torero, es el que les llama la atención, así que aquí cabe hacer la diferencia de que en el hombre, la percepción de los colores si esta permitida, dado que la retina recibe los estímulos luminosos que se transforman en impulsos eléctricos que se envían a nuestro cerebro y se conectan con el nervio óptico, para ser procesados por el cerebro y posteriormente ser interpretados por el mismo y trasformarse como respuesta en la concepción y percepción de un COLOR.

Se ha puesto a pensar alguna vez cuantos colores percibimos diariamente, cuando estamos en la calle y vemos los publicitarios monumentales de las marcas y compañías, o cuando estamos frente al televisor y exponemos nuestras retinas a la oscilante variación de colorees del cinescopio de los televisores, bueno ahora con la modernidad el plasma reduce en buen numero la exposición a estas variaciones, clorometricas. Pero aun así alguna vez ha usted hecho una valoración de los colores que usa en el vestir o de los colores con los que es percibido por los demás.

Me atrevo a decir que son pocas las veces en las que nos ponemos a pensar que los colores hablan por si solos, y es que recuerde aquel viejo dicho de que UNA IMAGEN DICE MÁS QUE MIL PALABRAS , ¡EFECTIVAMENTE¡ esto sucede gracias a la CROMOMETRÍA.

Todos nacemos con una preferencia natural hacia ciertos colores, desde niños cuando nos preguntaban: “¿De que color quieres la crayola, o la paleta, o el vestido?”, teníamos un color en la mente.

En 1930, Johanes Itten, de la escuela Bauhaus en Alemania, observó que cuando pedía a sus estudiantes que pintaran un cuadro y que usaran los colores que reflejaran su personalidad, había estudiantes que pintaban siempre en tonos de aire, es decir azules, blancos, grises, rosas, etcétera. Y había otros estudiantes que se sentían más identificados con los colores de tierra, como el verde seco, el naranja, el café, los ocres dorados, etcétera.

Itten, en su observación, descubrió que el colorido físico del estudiante respondía muy bien a los colores con los cuales se identificaba, y que cuando los usaba en su ropa esto hacía que se viera atractivo.

El color no sólo afecta la manera en que nos sentimos, sino que influye en nuestra forma de pensar, en nuestra percepción del tamaño y el peso, e incluso en cómo percibimos el tiempo.

Una científica de Estados Unidos trabajó con dos grupos de vendedores, a quienes se les había quitado el reloj, y se les pidió que se metieran a dos cuartos diferentes durante cierto tiempo.

El grupo que permaneció dentro de un cuarto verde pensó que había pasado menos tiempo del que realmente había transcurrido.

En cambio, otro grupo que estuvo en un cuarto rojo sintió que había permanecido allí el doble de tiempo del que realmente había pasado. [1]

En general ante los colores cálidos, se siente que el tiempo se alarga y ante los fríos que se hace más breve.

De hecho el ojo del ser humano puede captar diez millones de colores que surgen solamente de tres colores primarios: amarillo, rojo y azul. Éstos, combinados entre sí, forman los colores secundarios, y si combinamos los secundarios surgen los terciarios, hasta formar lo que se conoce como el círculo cromático.

El mundo del color representa por sí solo uno de los códigos de comunicación no verbal más certeros. Veamos a alguien vestido de negro durante el día y podemos pensar si se le habrá muerto algún ser querido.

Sin embargo si la hora cambia y se trata de la noche y además ha añadido a su vestuario algún tipo de accesorio llamativo, podemos asegurar que asistirá a alguna fiesta de gala. La novia viste de blanco porque ese color es símbolo de pureza, no importa que su comportamiento personal haya estado reñido a muerte con dicha virtud. Los trajes de negocios color azul marino o gris denotan autoridad y generalmente los visten los hombres que ocupan posiciones de poder.

Los trajes color café están cada vez más ubicados en las posiciones de poder medias como las de los típicos burócratas, o incluso bajas, como las de chóferes o escoltas de seguridad. Todo mundo asocia el azul claro o medio con la tranquilidad del cielo o del mar. Al amarillo brillante con la alegría del sol.

Al rojo fuerte con la pasión de la sangre al sentimiento de la ira desenfrenada. Al verde puro con la estabilidad y el equilibrio de la naturaleza. Los psicólogos han descubierto que una simple mirada a distintos colores nos altera la presión sanguínea, los latidos del corazón y el ritmo de la respiración. Todos estos son aspectos ligados a la psicología del color, rama del conocimiento que deberá estudiar cualquiera que se quiera dedicar a la consultaría de imagen pública.

En su libro La Imagen del Éxito , Gaby Vargas dice que:

El color AZUL . Es el color del cielo y del océano se asocia con lealtad, sabiduría y espiritualidad. El azul es el color preferido de la mayoría de la gente, reduce la presión cardiaca, el pulso, la temperatura, la actividad hormonal y la tensión muscular.

Cuando usted usa el azul marino da una apariencia confiable. Si va a una entrevista de trabajo o a una presentación , el azul marino hará que emane un sentimiento de autoridad. Por eso la mayoría de las policías en el mundo visten en tonos de azul.

El ROJO . Domina el espectro del color. Si es su favorito, es una persona muy dinámica, apasionada, que le gusta llamar la atención.

El rojo, de hecho, eleva la temperatura del cuerpo, acelera nuestro ritmo cardiaco e incrementa la actividad hormonal. Psicológicamente, el rojo es excitante alarmante.

Por eso se usa en el semáforo para marcar el alto, porque ocasiona una respuesta de cuatro décimas de segundo más rápida que otros colores, por ejemplo el verde.

El rojo es ideal para estimular las ideas; hace que nuestra atención salga de nosotros mismos y se dirija al mundo.

El rojo atrae a los hombres, una mujer vestida de rojo es como una sirena en la calle. En cuanto a la decoración el rojo es mejor en acentos discretos.

El ROSA. Es el color de la intuición y sus poderes son transformadores. Cuando las paredes de una prisión fueron pintadas de rosa chicle, se dice que los reos agresivos se calmaron rápidamente. Los amantes del rosa tienden a amar la vida, son tiernos y cariñosos.

El NARANJA. Estimula el apetito.

El AMARILLO . Hace que se segreguen jugos gástricos, además de que repele a los mosquitos; por eso estos colores los encontramos en los restaurantes de comida rápida.

El CAFÉ. Se trata de un color diluido, es una mezcla que carece de impulso creador y de vitalidad. Es pasivo, receptivo, se relaciona con malestares físicos en el organismo, es ecológico, acogedor sensible. Es el color menos amenazante, es un color aburrido que causa un efecto psicológico negativo, tiene una connotación de aspirar a poco.

El VERDE Es símbolo de naturaleza, tranquiliza y relaja los nervios, indica perseverancia, tenacidad, firmeza. La persona que se viste de verde es analítica, crítica y muy lógica. Son personas muy controladas en su vida interna., por su efecto psicológico negativo, sugiere reticencia al cambio, aburrimiento, ser predecible y necio.

El Blanco. Incluye los colores nieve, perla y marfil. Crea los efectos de salud paz y vida, simboliza lo puro, limpio y fresco el futuro. Quien usa blanco refleja higiene, cuida la salud, inspira confianza.

El NEGRO. Simboliza el fin de algo, o la muerte. El negro es la negación del color y la ausencia de todo color, sugiere depresión, es formal, sofisticado, misterioso y fuerte. Es el color adecuado cuando queremos mostrar respeto por la muerte de alguien. Resulta excelente para contrastar con cualquier color.

Sugiere distancia, pesimismo luto.

El VIOLETA. Es símbolo de encantamiento, de un estado mágico en el cual los deseos se cumplen. Incluye el morado, el ciruela y los tonos de lila, invita a soñar. Sugiere a una persona imaginativa, sensitiva, intuitiva, original. Quien prefiere el violeta quiere alcanzar una relación mágica: no solo desea ser hechizado, sino que también quiere embelesar. Excelente para situaciones que requieren diplomacia, o cuando se quiere sugerir una nueva solución. Para un viejo problema. [2]

Así pues mi estimado lector, aunque usted no lo crea los colores no sólo son importantes por lo bien o lo bonito que se vean, sino por el mensaje que transmiten al momento de los actos de percepción de nuestra imagen, de tal forma que la próxima vez que tenga que estar frente al armario escogiendo la ropa que se va a poner para dirigirse a alguna reunión o para su actividad cotidiana, le invito a que piense en un momento, ¿Qué color me conviene? ¿Qué quiero decir? O ¿Qué digo con esta combinación?

Bien hasta aquí cumplo con compartirles un poco de “colorida” información , hasta pronto y recuerde que “Al de Rojo… Le echan ojo…”

 

[1] VARGAS Gaby LA IMAGEN DEL ÉXITO p.40º

[2] VARGAS Gaby/ MAS SOBRE LA IMAGEN DEL ÉXITO PP 29-34

 

Jorge Gutiérrez Ramírez es Licenciado en Ciencias de la Comunicación, egresado de la Universidad Autónoma de Chiapas, UNACH. E-mail: [email protected]

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab