Universidad Anáhuac Mayab

¿Popular o Sexual?

Publicado en: 19 de Junio de 2006

Claro esta que no todos los comics utilizan esta estrategia para vender, desgraciadamente nuestro país tiene una amplía tradición en el rubro de historietas populares, las cuales se condimentan con sensualidad barata y texto simple, mientras que los demás géneros poco a poco han disminuido su tiraje o en algunos casos borrados del mapa.

Todos conocemos o hemos leído los pequeños comics populares, de entre toda la gama podemos mencionar al Libro Policiaco , el Libro Sentimental , el Libro Semanal , Frontera Violenta , La Ley del Revolver , Corridos Perrones y el gran líder del género El Libro Vaquero. Publicaciones con casi cuatro décadas de existencia en los bolsillos de los mexicanos. Es asombroso saber que más del 50% de la producción de papel en nuestro país se dirige a este tipo de publicaciones, pero lo alarmante es que como nación ocupamos el penúltimo lugar de lectura por habitante con 2.6 libros leídos por año, mientras que en el mismo período se publican 32 millones de historietas.

De esta manera la historieta se ha generalizado ha todos los ámbitos de la sociedad; amas de casa, obreros, gente de distintos niveles socioeconómicos; su mercado meta es infinito, un producto popular con 32 millones de copias lo hacen “muy popular”.

El contenido de estas historietas son argumentos sencillos en donde el lector identifica rápidamente quien es el malo del cuento y quien es el bueno, básicamente se exageran las conductas humanas para identificar plenamente los defectos y virtudes de los protagonistas; todas las historias se matizan con elementos eróticos (por no decir vulgares) para agradar más al público.

Cuesta trabajo creer que ante esta situación, hubiera algún otro comic con elementos más pobres que los ya mencionados, por desgracia si los hay, es un nuevo tipo de historieta, una cuyas características la hacen estar más allá del erotismo mediocre; comúnmente se le llama pornocomic.

Las historietas populares no suelen tener mucho contenido literario y gozan de tintes sexuales, los pornocomics tienen todavía menos argumento y mucho más explotación sexual; mientras que el primero utiliza la sensualidad sugerente para vender, el segundo lo hace mediante imágenes explícitas.

Dichos pornocomics tienen un tiempo de vida relativamente corto, hace poco más de 10 años no existían en ningún puesto de revista; pese a su juventud se han desarrollado rápidamente, en la actualidad se publican unos 30 títulos y venden de 10 mil a 35 mil ejemplares semanalmente, obligando a otros competidores a reducir sus ventas. En comparación a las historietas populares, los pornocomics tienen un formato similar, el mismo tamaño, mismas características y casi el mismo precio; los nombres son insinuantes a su temática: Pasiones Ocultas , Seductora , Erótica , Maestras Ardientes , Taxxxi , por solo mencionar algunas cuantas. En algunos casos, las mismas casas editoriales publican historietas populares y pornocomics para abarcar mayor mercado, dentro de estas podemos mencionar a Ejea , Niesa y Kingy , pero a final de cuentas todas quieren lo mismo: dinero.

Ante esta batalla del marketing, distintas revistas han utilizado estrategias de promoción para no perder clientela y seguir generando ganancias, las cuales son aproximadamente de dos millones de pesos por semana los más vendidos; dichas estratagemas de mercadotecnia utilizan promociones como dos por uno, baja de precios, o calendarios por cada revista; por su parte los pornocomics han respondido con menor precio, tres revistas por el importe de una y la mejor de todas un condón gratis en la compra de dos historietas (si leyó usted bien).

Es de mencionarse el hecho de que estas publicaciones se exhiben en cualquier puesto de revistas y en cualquier lugar, totalmente visible para los niños, jóvenes y adultos, quedando al alcance de cualquiera que pueda pagar los 4 ó 6 pesos de su costo, esto a pesar de que la Ley de Imprenta, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 12 de abril de 1917, menciona en el artículo 2 fracción III, lo siguiente: “Constituye un ataque a la moral: Toda distribución, venta o exposición al público, de cualquier manera que se haga, de escritos, folletos, impresos, canciones, grabados, libros, imágenes, anuncios, tarjetas u otros papeles o figuras, pinturas, dibujos o litografiados de carácter obsceno o que representen actos lúbricos”. Pero esto no termina aquí, los pornocomics también tienen una leyenda en letras pequeñas: “Certificados de Licitud de Título y Contenido ante la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas ilustradas: en trámite ”. Es decir que ante cualquier ley están cometiendo un ilícito; claro está que ante el éxito comercial y la plusvalía del producto, siempre se podrá llegar a un acuerdo.

En resumidas cuentas, si hay algo que queda claro es que aquél que no enseña no vende, a esta afirmación habría que agregarle: aquel que enseña de más se le mosquea la venta o se hace más rico.



 

Manuel Fco. Soberanis Holguín es Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad del Mayab. Docente en el Centro de Estudios Tecnológicos Industriales y de Servicios 112. Fue Auditor de Mercadotecnia para Unilever, Coordinador de Contenidos Revista Candela en Sistema Rasa. Productor, creativo y Locutor Éxtasis 94.5 FM. E-mail: [email protected]

 

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab