Universidad Anáhuac Mayab

Momentos de crisis

Publicado en: 19 de Junio de 2006

Lo gracioso es, que muchas veces creemos encontrarnos ante una de nuestras más grandes crisis de estrés o dificultad y, conforme pasa el tiempo, nos vamos dando cuenta que aún hay muchas más crisis esperando para toparse con nosotros.

Esta palabra: “crisis”, puede ser definida como un estado temporal de trastorno y desorganización en el que la persona se vuelve momentáneamente incapaz de solucionar sus problemas. Un punto decisivo en el curso de algo, ya sea un momento, etapa, o evento crucial.

Es por esta razón, que yo considero precisamente a estos momentos, como los responsables de una motivación en la vida, ya que nos hacen ver que somos capaces de lidiar con retos que antes no sabíamos que éramos capaces de superar.

Y enfrentarse a una nueva situación que altera el equilibrio normal de la vida, es afrontado de distintas formas por diferentes individuos; de modo que un estudiante de medicina puede estar preparado en forma práctica para una crisis de enfermedad en un paciente, pero puede no estarlo para la enfermedad terminal de su madre; un sacerdote puede estar listo para superar las crisis de la religión, pero puede llevarse una sorpresa al comprobar que hay una pequeño niño ateo que tiene una crisis religiosa, compensada por una fe impresionante en que volverá a caminar; y así, puedo nombrar muchos ejemplos que seguirían confirmando el gran cambio que puede dar una persona al atravesar por estos momentos.

Uno de los casos que más llaman mi atención es el de Elizabeth Glaser, fundadora de “The Pediatric AIDS Foundation”, quien descubrió que una transfusión de sangre la había infectado a ella y a sus dos hijos con el virus del SIDA.

Ella dedicó su vida a conseguir dinero para su fundación y así, hacer todo lo posible para salvar la vida de sus hijos y de mucho niños más.

Esta mujer nació sin saber cómo ser madre, pero se enfrentó a una de las crisis más grandes que puedan existir, que es la de perder a un hijo; no era administradora, pero se convirtió en la fundadora de una organización que aún después de su muerte continúa brindando ayuda.

Elizabeth no nació héroe, pero para muchas familias, terminó siéndolo.

Y esto nos lleva a la verdadera razón de las crisis, que pueden ser tan benéficas o devastadoras como nosotros queramos, que pueden ayudarnos a crecer como personas, o bien, quitarnos una razón para vivir; pueden ser estresantes, herirnos hasta lo más profundo, causarnos la peor de las frustraciones, o bien, ser los escalones que necesitamos para forjar nuestro futuro.

El futuro que es incierto, desconocido, pero que vamos construyendo día a día con nuestros actos y para el que nos vamos preparando a través de nuestra vida, y no importa si está llena de crisis o problemas, sino la forma en que las convertimos en peldaños que nos ayuden a alcanzar nuestras metas, en lugar de obstáculos, que nos lo impidan.

Pienso que sólo tenemos una vida, que cada persona es importante y especial para alguien y que tiene un papel importante que desempeñar en este mundo.

Lamentablemente, no todos logran percatarse de lo mucho que valen y se centran tanto en ellos mismos y en cada una de sus crisis que no pueden ver más allá y descubrir que se puede ser feliz pese a las adversidades y que cada momento de la vida que nos dedicamos a sufrir, es un momento menos de la vida aprovechado en ser feliz.

Las crisis, el estrés y todas las presiones pueden apretarnos, pero únicamente está en nuestras manos el dejarnos ahogar por ellos.

Sólo tenemos una vida, y un momento para construirla, ese tiempo no es otro que el día de hoy.

 

Referencias bibliográficas.

(2005) Monografías.com Recuperado el 10 de marzo del 2005 de: http://www.monografias.com/trabajos11/mcrisis/mcrisis.shtml

(2001) La iniciativa de comunicación. Recuperado el 13 de marzo del 2005 de: http://www.comminit.com/la/premios2001/labecas/lasldfecha-1116.html

(2004) Angel Héroes. Recuperado el 13 de marzo del 2005 de: http://myhero.com/myhero/hero.asp?hero=glaser

 

 

Ma. Emilia Arenas P. es estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad del Mayab. Cursó sus estudios de primara, secundaria y preparatoria en el Colegio América de la ciudad de Mérida. Tiene 19 años y piensa dedicarse al área de los medios impresos. Escríbele a: [email protected]

 

 

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab