Universidad Anáhuac Mayab

Mi querida Mafalda

Publicado en: 19 de Junio de 2006

41 años después esa pequeña niña argentina sigue tan vigente como aquel primer día. Mafalda es un perfecto ejemplo de cómo la buena comunicación no tiene fronteras, dos años después de su creación comienza su exportación hacia el resto de los países de habla hispana; para 1968 ya estaba en Europa con su primera traducción: el italiano, para 1970 la hermética España de Francisco Franco publica el primer libro de Mafalda, en 1972 Finlandia publica los primeras tres recopilaciones, el siguiente año Mafalda llega a Francia y Alemania, para 1978 ya se encuentra en Grecia y Holanda, en 1984 se publica en Suecia, en 1986 es publicada en Estados Unidos, en 1990 se publican ediciones piratas en Taiwan que al cabo de un par años se regularizan. Actualmente siguen las reediciones de este personaje, las cuales varían entre una serie de libros o una recopilación completa en un solo tomo.

Pero, ¿en donde radica la magia de esta historieta? Tal vez sea lo simple de la trama, la filosofía reflexiva, el humor y las situaciones cotidianas, o tal vez el hecho de que a pesar de que han pasado los años, la realidad del mundo no ha cambiado mucho. Hoy en día siguen las guerras, la corrupción, los problemas económicos y los políticos siguen existiendo al igual que la sopa.

Quino supo crear un mundo de papel tan similar al real que ha logrado que millones de lectores se identifiquen con los personajes, cada uno de ellos esta revestido con una función tan específica que no podemos hablar de que alguno sea secundario.

Comencemos por Felipe; el mayor del grupo y mejor amigo de Mafalda, un soñador que nos recuerda que en ocasiones hay que usar la imaginación para que la vida sea llevadera, a pesar de su corta edad se enamora, es tímido, no hace la tarea, un prototipo del sujeto feo que puede ser carismático y agradable.

Toca el turno de Manolito, el menos dotado en cultura y el más apto para los negocios, representa la ambición y el amor al dinero; odia a un producto de la mercadotecnia como los Beatles pero idolatra a un millonario como Rockfeller ; un hábil mercader que aunque es tosco, avaro y es capaz de vender cualquier cosa por unas monedas, tiene especiales momentos que lo hacen un invaluable amigo.

Hablemos de Susanita, el personaje más egocéntrico, narcisista y egoísta de la trama, actualmente podemos compararla con cualquier niña “fresa”, es la típica persona que goza de las rencillas y la cizaña, su máxima aspiración es ser madre y estudia tan solo como un “hobby” mientras consigue marido. Dicho esta, cualquier “ Junior ” de nuestro tiempo. Un claro ejemplo de que por más superficial que seas, siempre habrá un lugar en el mundo para ti.

Miguelito destaca por ser el menor del grupo; es la representación de la inocencia pura que ningún adulto debería perder. Su universo tan obvio, lógico, sin un ápice de malicia; formaría la utopía ideal para nuestro mundo imperfecto.

También esta Guille, el hermano menor de Mafalda, como todo buen bebé es tierno e ingenuo, rara vez interactúa con alguien que no sea de su familia, las temáticas que presenta son tan básicas y escuetas que generan humor, para ser tan pequeño es bastante independiente y su raciocinio es bastante elevado para un lactante. Nos recuerda a cada momento que las apariencias engañan.

Libertad es una paradoja por si misma, es la más radical del grupo, la de mayor énfasis al hablar, la líder de opinión que aunque coincide con Mafalda es más extremista, pero es la más pequeña, incluso Guille la supera en altura; representa el valor de pelear por correcto, la confianza en si mismo, pero sobretodo, la triste realidad de que aunque todos queremos nuestra libertad, la mayoría de las veces es demasiada pequeña como para percibirla.

Los Padres de Mafalda juegan un papel fundamental en la historia, el Padre es un vendedor de seguros, demasiado ensimismado en el trabajo como para darse un momento para reflexionar sobre el mundo, se preocupa por su familia y lucha por sacarlos adelante. Raquel es un ama de casa y madre abnegada de Mafalda y Guille, dejó los estudios por casarse, hecho que Mafalda siempre se lo ha recriminado, se caracteriza por estar siempre al pendiente de sus hijos y querer verlos sanos y fuertes, aunque eso implique sustanciosos platos de sopa que para Mafalda será una tortura de lo más vil, en general ambos son la imagen de unos padres comunes, al igual que millones alrededor del mundo, colocan un pequeño grano de arena a la sociedad, la vida cotidiana les exige demasiado tiempo y esfuerzo, aún así disponen de momentos para la familia y así dejaron la idea de cambiar al mundo para después.

Para terminar hablemos del personaje que le da nombre a la trama: Mafalda; una niña con demasiado intelecto para sus seis años, mucha energía y vitalidad, su perspectiva de ver las cosas hacen pensar hasta al más distraído, en sí el punto de vista de esta niña es el más claro y real que existe, sin embargo las presiones, el trabajo y la vida misma se vuelven tan complicados que nos olvidamos de lo esencial; por eso al leer esos pequeños destellos de genialidad recordamos quienes somos, recordamos que la existencia puede ser mejor.

Pero no todo fue miel sobre hojuelas, para tragedia de todos los lectores de Mafalda, la historieta llegó a su fin el 25 de junio de 1973, han circulado varias versiones sobre este hecho, unas hacen referencia hacia la censura que fue objeto Mafalda, supuestamente fue tanta la presión que recibió Quino que prefirió terminarla antes de verla vetada; otros dicen que Quino ya estaba agotado física e intelectualmente, nunca quiso apoyarse en un grupo de trabajo, fue el autor, único caricaturista y el único guionista, su creatividad ya se había acabado y decidió terminar la historieta antes de que fuera más evidente su cansancio; pero la versión más conocida reza que la obra superó al creador, Quino se vio abrumado ante la popularidad de Mafalda, llegó a sentir que sólo ella importaba y que él era un segundón sin importancia, el Golem se había convertido en un ser mitológico, ante esta situación Joaquín Salvador Lavado decidió que Mafalda no tendría más historias nuevas, su vida se veía truncada y tan solo viviría en el recuerdo. Mitos o verdades, eso nunca lo sabremos; aunque Mafalda dejó de existir en 1973 el libro de su vida estará abierto por siempre.

 

 

Manuel Fco. Soberanis Holguín es Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad del Mayab. Docente en el Centro de Estudios Tecnológicos Industriales y de Servicios 112. Fue Auditor de Mercadotecnia para Unilever, Coordinador de Contenidos Revista Candela en Sistema Rasa. Productor, creativo y Locutor Éxtasis 94.5 FM. E-mail: [email protected]

 

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab