Universidad Anáhuac Mayab

¿Madurez adulta?

Publicado en: 08 de Julio de 2008

¿MADUREZ ADULTA?

Julio César Sánchez Espinoza

"El hombre…Siembra un pensamiento y recoge una acción.

Siembra una acción y recoge un hábito.

Siembra un hábito y recoge un carácter.

Siembra un carácter y recoge un destino".  Sivananda

Pasada la adolescencia, se espera que el individuo entre a la edad adulta, que sea mayor y encuentre su camino. Se espera que haya desarrollado las estrategias necesarias para encarar los acontecimientos del futuro. Quizás, y sólo quizás, la madurez llegará al individuo. Dicen que ésta se presenta con los años. Cuenta la gente mayor que la madurez llega justo después de haber experimentado aciertos y, más aún, desaciertos. Pero no hay garantía de que las personas, al llegar a la etapa adulta, lo hagan con la madurez que la sociedad esperaba de ellos.

La etapa adulta, trae consigo responsabilidades que el individuo debe asumir. Adquirirá mayor compromiso consigo mismo, con los demás y con las instituciones, una de ellas su propia familia. Se espera que el individuo continúe su crecimiento y desarrollo; que alcance una buena preparación académica que le permita ejercer una profesión; y se espera que actúe con ética profesional, buscando en todo momento el bienestar del prójimo, y el crecimiento personal. Pero todas estas son expectativas de la sociedad; ésta espera que, después de la rebeldía de la adolescencia, alcance la madurez de la edad adulta.

Pero ¿cuales son los principales obstáculos que se le presentan a un nuevo adulto? ¿Qué les impide asumir una actitud madura? Entendemos que las respuestas a estas preguntas varían de acuerdo a la situación de la persona, pero la psicología afirma que un individuo, con dificultad, alcanza la madurez durante la etapa adulta.  

El individuo es cambiante, crece y evoluciona; pasa de una etapa de la vida a otra y asume nuevas actitudes, abandonando algunas de sus ideas y conservando otras. La psicología dice que la etapa adulta viene a ser sinónimo de madurez, sólo cuando la persona hace una introspección de su pasado, para lograr una adecuada armonía con el presente y permitiendo una buena visualización de su propio futuro.

Es claro que para lograr un crecimiento, debemos pasar y vencer con éxito los obstáculos que nos da la vida, pero a veces el fracaso es más importante que el triunfo, porque los aprendizajes quedan en forma permanente. En este proceso, el individuo trasciende, de una dudosa identidad, a una que le permita afrontar la vida con dignidad. La comunicación consigo mismo viene siendo la clave del  éxito personal. Quizás ésta sea la principal habilidad que el individuo deberá alcanzar para lograr la madurez y el crecimiento personal.

Si la comunicación es pobre, si no hay adecuada retroalimentación consigo mismo y con los demás, seguirá repitiendo los mismos errores y la madurez nunca llegará. La comunicación es quizás el factor que determina el carácter del hombre. La debilidad de carácter es un factor que, lejos de permitirle un crecimiento, lo hunde al abismo de la soledad, pues cada quien es responsable de su persona. Así como algunos llegan a la etapa adulta con una madurez sorprendente, hay otros que lo hacen sin tener idea de lo que ésta significa.

Pero, por compleja que resulte la edad adulta, hay piezas que nos ayudan a encontrar el camino. Una de ellas es la voluntad, Quizás las personas con carácter débil, piensen que ésta no es para ellos y carecen de este recurso. Pero la voluntad no es un misterio, ni es exclusivo de los fuertes o los dioses; es una actitud ante la vida, que puede ser desarrollada hasta por el más haragán de los hombres, si lo decide.  Es cuestión de desear y poner en práctica una mayor participación y responsabilidad; es tener un sueño ideal y ponerse en marcha para alcanzarlo; querer alcanzar la estrella, la madurez.

Algo ofensivo para la dignidad individual, que impide el desarrollo social y personal, es que el individuo adulto prefiera u opte por la dependencia de sus padres o las instituciones del gobierno. Adultos que entran en la mediocridad, en la renuncia al desarrollo de sus habilidades y el abandono de sí mismos. Seres que se pasan la vida buscando dónde vivir y quién los mantenga. Adultos que nunca crecen y que nunca maduran.  

El ser humano por naturaleza se encuentra en constante crecimiento; tarde o temprano la vida le pasa la factura sobre sus aciertos y sobre sus errores. Lamentablemente, muchos adultos deciden continuar por el camino que les ha llevado a la ruina personal; algunos llegan a la conclusión, de que no tienen escapatoria, que no cuentan la suficiente fuerza de voluntad y que no vale la pena seguir tratando. Concluir esto es el más grande error que un adulto llega a cometer. Afortunadamente para la sociedad, otros adultos, mediante la introspección y la comunicación, encuentran la puerta de salida.

Así, aunque la etapa adulta, implica madurez, no es automática, hay que trabajar para alcanzarla. Conseguirla es quizá uno de los principales retos que la vida le presenta al ser humano. Pero una vez alcanzada, el individuo, sentirá la fusión entre cuerpo, mente y espíritu. Es entonces cuando el hacer, el decir y el ser van en la misma dirección.  

Aprendemos que, para conseguir la madurez en la etapa adulta, hay que trabajar y esforzarnos en obtener buena comunicación, consigo mismo y con los demás; tener fuerza de voluntad e independencia, lo que permitirá estabilidad económica, emocional y social. Todo esto le dará a la persona una vida digna y le dará derecho al paso de la siguiente etapa: la vejez.

 JULIO CÉSAR SÁNCHEZ ESPINOZA estudia el último verano en Licenciatura en Comunicación de la Universidad Anáhuac Mayab, Mérida, Yucatán.

[email protected]                   

 

 

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab