Universidad Anáhuac Mayab

Tecnología y humanidad

Publicado en: 19 de Septiembre de 2008

  

Tecnología y humanidad

Laisa Manrique Caamal

 

Hombre y tecnología han caminado de la mano desde el principio de los tiempos. En este caminar, y gracias a su unión, la vida ha ido creciendo y evolucionando. No sólo hemos cambiado la apariencia de las cosas, también hemos descubierto otras habilidades y sentimientos. Este avance nos ha llevado a un  estado de constantes cambios, al cabo del cual hemos empezamos a afectar nuestra concepción del tiempo, de la vida y de nuestra propia razón de existencia. Durante este proceso. Hemos creído y creado innumerables seres, que puedan explicar los misterios que no entendemos.

 

Hemos empezamos a tratar de explicar muchos de esos misterios; el hombre ahora ha iniciado un camino que le hace llamarse a sí mismo: creador, sobre todo con la impresionante tecnología que ha desarrollado. Es tan portentosa la presencia de la tecnología que muchos se preguntan: ¿es ésta una creación nuestra o ella ha crecido y hoy se sale de nuestras manos? Mi respuesta es distinta a esta dicotomía, creo que nos encontramos en una relación muy estrecha, nos  complementamos y ambos creamos una unidad más óptima; una propiedad emergente.

 

Nuestra cultura mundial ha sido llamada la era de la información y la tecnología. Con ayuda de la "ciencia aplicada" se nos presentan infinidad de situaciones, de objetos y de información, al alcance del simple deseo de querer tenerlo. Estos instrumentos tecnológicos, son extensiones del hombre, que lo perfeccionan y que, podría decir incluso, lo hacen más humano.

 

Pienso que estas creaciones tecnológicas también empiezan a humanizarse; nos hemos empeñado en humanizarlas. En la robótica, por ejemplo, intentamos instaurar una anatomía semejante a la nuestra; máquinas con competencias y destrezas parecidas a las nuestras, incluso mejoradas.

Estos artilugios, que parecen un maniquí del hombre, a los ojos de algunos representan: una revolución, un cambio, una evolución, una inestabilidad o una crisis.

 

Algunas personas le temen a esta situación, a este desborde de curiosidad por averiguar si estos objetos pueden llegar a hacer realidad la ficción de Isaac Asimos; o a la fantasía espectacular que nos muestra la cinematografía. la rebelión de estos contra nosotros. ¿Un miedo real?. Considero que en ocasiones estos robots, ya sean androides o cyborgs, se vuelven cada vez más humanos y es interesante observar si el lado in-humano también puede llegar a crecer dentro de nosotros.

 

Creo que esta ficción se vuelve cada vez más tangible, cada vez más cercana. Esta explosión intelectual va a una velocidad que nos arrasa y hace que olvidemos fijarnos en los detalles. Esta realidad virtual, de la que hemos sacado a los robots, se permuta a la velocidad de la luz, y cada vez es más real.

 

La Realidad Virtual es otro de los conceptos que está cambiando y golpeando nuestra palpable realidad. Esta nueva realidad, en la que ponemos sueños inimaginables, se está abriendo paso en nuestro mundo humano. Muchos hombres, avocados a la tecnología, se esfuerzan por volver "real", aquello que sólo existe en forma potencial, para que abandone ese adjetivo de falsedad. Estamos creando un universo paralelo que, aunque aparenta total falsedad, existe la fuerte tendencia para que exista realmente.

 

Hoy en día, las personas, y me incluyo en ellas, pasan horas sumergidas en esta realidad virtual; se la pasan conversando a través del "chat" con gente que quizá jamás verá; personas reales, pero imaginarias para nosotros, que dejan una gran impresión en nuestra forma de ser. Esa persona puede mentir sobre su personalidad e incluso sobre su físico, porque pretende acciones desconocidas para nosotros. Esta situación es repetitiva, ya que cada uno crea de sí mismo, una parte virtual que es la que se conoce en ese mundo. Desafortunadamente, los sentimientos son los que terminan  heridos en este proceso, porque son ellos los que perciben la mentira con mayor dolor.

 

La tecnología se incrusta cada vez más en nuestras vidas. Es común ver en la calle a alguien hablando por el celular, o ver en casa a un integrante de la familia "chateando" o a otro jugando en Internet. También hemos observado la dificultad que tienen las personas para desprenderse de estos medios. Pero más sorprendente es nuestra capacidad para mostrar diferentes facetas de nosotros mismos a través de las diversas tecnologías. Somos capaces de mostrar, a través del monitor, una personalidad nuestra que nadie conoce; a un ser que ni siquiera uno mismo creería que existiera dentro de nosotros; podemos mostrar una parte para el "facebook", otra para el "blog" y una distinta para el celular.

 

Tratando de llegar a mis observaciones finales, creo que la robótica ayuda a facilitar al hombre trabajos peligrosos, tareas repetitivas y pueden multiplicar la velocidad y producción de las industrias. La realidad virtual, esconde todo un mundo de posibilidades. Tiene dentro de sí la facultad de mejorar la vida de personas que físicamente están impedidas y que por su seguridad no pueden realizar las actividades que tanto les apasionan. Ofrece el trato de fobias a través de terapias virtuales que hacen a la persona superar sus miedos reales.

 

Gracias a los "blogs", las personas pueden escribir lo que sienten, sus percepciones y sus preocupaciones, sin temor a enfrentarse a los ojos reales llenos de prejuicio. El chat, es una herramienta comunicativa que, en las grandes empresas, facilita la organización interna y externa del lugar; también es una manera de conocer a gente y profundizar con las personas; conocer la otra cara de los individuos, la que no se muestra en público.

 

"La tecnología no la puedes calificar de buena, mala o neutral, ella sólo es."  Ella no está contra lo humano,

somos nosotros quienes la usamos, y a veces, para destruirnos a nosotros mismos. Pero también la usamos para curar personas o para descubrir y desarrollar medicamentos apropiados. La tecnología es poder, y nosotros lo sabemos. Lo que se nos suele olvidar es que tenemos que ser responsables de este poder.

 

La tecnología sólo es eso, tecnología. Pensemos, y pensemos con responsabilidad ante esta situación, porque son nuestras manos quienes jalan del gatillo. Y del gatillo puede surgir una bala que perfore el cuerpo de un ser vivo hasta aniquilarlo o puede surgir una aguja que costure la cerradura de una operación de corazón, para conceder vida.

 

 

Laisa Manrique Caamal es estudiante de la Carrera de Comunicación en la Universidad Anáhuac-Mayab. Una de sus grandes aficiones es la escritura; actualmente se encuentra desarrollo su propia novela. [email protected]

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab