Universidad Anáhuac Mayab

Un libro que se escribe… a sí mismo.

Publicado en: 27 de Noviembre de 2008

  

Un libro que se escribe… a sí mismo.

Alicia Bárcenas Núñez

 

Mi vida no es tu vida y… ¿te digo algo?, aún dudo si es realmente la mía. Te reconozco porque eres como yo. Déjame ver… dos pies, una cabeza; sí, realmente te reconozco como parte de mi todo, de mi mundo; un entorno cambiante, alarmantemente impaciente por andar y que brota cada segundo con una gran idea misma que, invariablemente, resulta con una impensable consecuencia.

 

Ahí es donde sonrío cada día, donde obtengo la experiencia que hoy me hace hablar; en ese entorno que moldeo y me moldea pero que, por alguna razón, quiero evitar que acabe, antes de que yo logre acomodarlo a mi manera.

 

Tú y yo somos iguales, nacemos en una familia que bien o mal nos da una base rica, sabrosa de anécdotas, incansable de recuerdos. Cierro los ojos y vuelvo, el libro de la última historia familiar ha quedado terminado y empieza uno nuevo que ni siquiera tiene título pero que ha logrado un diseño propio, una personalidad que lo hace único y esencial.

 

Te reconozco porque, a pesar de que eres como yo, al ver tu mirada me reflejo; al verte en cada uno de tus movimientos distingo una extrañeza que te hace distinto a mi, porque puedo verme en ti pero nunca seré tú, porque tengo mi par de ojos que me expresan un mundo a mi manera, que me avientan sin aviso hacia una exquisita revolución que me hace estar vivo cada día.

 

Deberíamos crecer junto al mundo, pero pareciera que entre más nos integran a un ambiente tan humano, nos aferramos por volvernos más independientes y expedicionarios en busca de uno nuevo. Es como el mar, que entre más agua le echaran se expandiría más, sin quedar en el mismo lugar y provocando más olas y corrientes encontradas que, a la deriva, nos darían una idea de inestabilidad.

 

¿Inestabilidad?, no creo, se llama crecimiento que definiría, sin insultar a la Real Academia, como la mañana de encontrar obstáculos en cualquier camino, como la extraña sensación de confusión cuando todo se ha vuelto quizá más claro y hasta cierto punto realista.

 

Me encargo de recordar, me desvivo por aprender y me lamento por renunciar, pero más que nada me aferro a soñar en donde nadie ha llegado, no porque busque un mundo completamente nuevo sino porque busco un lugar específico que ya vi y el cual resulta tan exquisitamente innovador para mí que no puedo olvidar.

 

Un paso… dos pasos…cada uno se vuelve más corto en un eterno caminar, en el que pareciera que el sentido común ha caído en la cotidianeidad, pero realmente se ha transformado en un sinsentido. El sentido, que se encuentra con la búsqueda de la frase que abra la primera página del libro que, vuelto tan propio, tiene que tener una portada espectacular y el contenido debe ser perfectamente asombroso, no para el que lo lee sino para el que lo escribe.

 

Te digo, mi vida no es la tuya, y ni siquiera la mía; que irónico, y ¿sabes por qué?, porque donde estoy parada en este instante no es realmente mi vida, es solamente el capítulo cerrado de un libro que avanza con miedo y una increíble expectativa hacia aquello nuevo, como cuando se acaba de comprar algo y no se quiere usar porque quizá se desgaste; ese es el nuevo libro, la nueva portada, la que nos da miedo utilizar porque significa vernos diferentes, cambiarnos y asegurarnos que de hoy en adelante mi vida será la mía por el simple hecho de que esta vez yo seré el autor que decida borrar, dejar en blanco o atascar de interminables letras negras.

 

Mi vida es la mía por el simple hecho de que hoy tengo este libro vacío en mis manos y busco ansioso las herramientas para poder empezar a escribir, pero no sin antes recordarme que, cuando ese libro se cierre, no podré mas que respirar profundo y amar lo que he sido.

 

Mi mundo es inventado cada vez que cierro los ojos y es construido el preciso momento en el que los abro.

 

 

Alicia Bárcenas Núñez es egresada de la Universidad Anáhuac Mayab generación 2004-2008. [email protected]

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab