Universidad Anáhuac Mayab

El camino hacia la autorrealización.

Publicado en: 10 de Marzo de 2010

  

El camino hacia la autorrealización

Andrea Serena Vega Ojeda*

 

La autorrealización es un proceso de crecimiento en todos los ámbitos de la vida: salud física y mental, relaciones humanas (pareja, hijos, familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc.), el campo profesional, la educación, la participación social, y otros aspectos relacionados con la existencia de un ser humano. La autorrealización no es algo que ocurre de manera espontánea, es el proceso de alcanzar nuestras metas, pero implica una gran cantidad de trabajo, esfuerzo, disciplina, coraje, persistencia, honestidad, respeto, determinación, amor y, sobre todo, una gran responsabilidad.

            El ámbito académico siempre ha sido de gran de importancia en mi vida, y el éxito que puedo tener en él es un factor significativo que determina el nivel de autorrealización que tengo en este momento. Considero que toda mi vida he sido influenciada por las exigencias que mis padres tuvieron hacia mí y los resultados que obtenía en mis estudios, a pesar de tener siempre una edad menor a la requerida en cada grado que me ha correspondido estudiar.

Remontándo a mi paso por la primaria, recuerdo un momento que fue muy trascendental para mí, y que ha impulsado permanentemente el esfuerzo que siempre he implementado en el desarrollo de mi vida escolar. Hace muchos años, llegó el fin de curso en mi escuela, y yo me encontraba finalizando el segundo grado con a penas  seis años de edad. La maestra de grupo, quien era mi tía, platicó con mis padres acerca de mis resultados. Ella les mencionó que sería buena opción hacer que recursara el segundo grado, ya que, debido a mi edad y mi supuesta inmadurez, podría no tener éxito en el siguiente curso. Cabe aclarar que mis calificaciones siempre fueron aprobatorias, y que la profesora mencionó esta posibilidad como una opción para evitar un futuro fracaso que, según ella, era probable que tuviera, más por cuestiones de edad, que por merecimiento.

 Ahora que lo recuerdo, es sorprendente que después de tantos años, con sólo cerrar los ojos, vengan a mi mente las imágenes del momento en que mis papás se acercaron a mi y me preguntaron: -¿Quieres volver a estudiar segundo?-. Confieso que a pesar de tener entonces seis años y ser una niña "inmadura", como mi propia maestra mencionó; el decir: -¡no!, quiero pasar a tercero-, ha sido una de las decisiones más acertadas que he tomado en mi vida.

Darme cuenta de que mis padres me escucharon y respetaron la decisión que tomé, fue fundamental. De igual forma, me marcaron sus palabras cuando le comunicaron a la maestra la desición de que yo continuara en el siguiente grado, porque confiaban en mi capacidad. Este respaldo que ellos me dieron, me puso una lápida encima, un compromiso que al pasar de los años abracé positivamente, ya que por esta razón he tratado de buscar por todos los medios mi autorrealización y, al mismo tiempo, un mayor rendimiento en los proyectos que desarrollo, porque sé que puedo, y porque entiendo que si mis padres confiaron en mí, no puedo, ni debo defraudarlos.

Cuando analizo estas experiencias,  pienso que el principal obstáculo para alcanzar la autorrealización somos nosotros mismos, debido a que intentar llegar a ella es una decisión propia; es decir, la responsabilidad para lograrla es nuestra. Del mismo modo, considero que las personas no tenemos la capacidad para hacer que otras personas se superen a sí mismas, si ellas no tienen conciencia del compromiso que deben asumir. Por supuesto, debemos influir de manera positiva en los demás para apoyarlos en este proceso, ese es uno de los postulados más importantes de los docentes.

Puedo concluir que la autorrealización es el eje de la superación personal, pero no es un fenómeno aislado; por el contrario, se encuentra relacionada con otros aspectos como la transformación constante, la búsqueda de una visión y una misión en la vida, el desarrollo de nuevos hábitos y capacidades, el control de los pensamientos, la actitud optimista, la consciencia de uno mismo, la valoración de la vida, las relaciones interpersonales y el servicio a los demás.

            Debido a que la autorrealización  involucra todos los aspectos de la vida, los beneficios de ésta se dan también en cada uno de ellos. Por esta razón, es fundamental que las personas orientemos nuestras vidas y acciones hacia alguna meta, ya que así podremos tener una motivación para elegir con certeza en todas las áreas de nuestras vidas y, así, orientarnos mejor en los tiempos venideros.

            Para terminar, creo que la autorrealización es una meta que todos los seres humanos pueden alcanzar si se lo proponen. Para lograrlo, es importante contar con una actitud positiva, y sobretodo visualizar los proyectos como hecho posibles, porque pienso que si nosotros confiamos en que se realizarán, así será, solo hay que creer y comprometerse.

 

*Andrea Vega es Licenciada en Educación Preescolar, egresada de la Escuela Normal de Educación Preescolar del Estado de Yucatán. Laboró como Supervisora de Jardines de Niños Particulares incorporados a la SEP. Se despeña como docente en el pilotaje del Programa Nacional de Inglés para la Educación Básica. Se encuentra estudiando la Maestría en Docencia en la Universidad Patria.

[email protected]

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab