Universidad Anáhuac Mayab

Consumismo, individualismo y medio ambiente.

Publicado en: 30 de Septiembre de 2011

  

Consumismo, individualismo y medio ambiente.

Ivette M. Rosique Castillo

            El video: "La verdad incómoda" de Al Gore tocó mi vida.  Me siento hipócrita al decir esto porque no he contribuido mucho a la resolución de los grandes problemas ambientales que se mencionan en el video. Pero empiezo a entender las razones detrás de esta catástrofe.  Veamos sólo dos:

            1.-El Consumismo exacerbado. Me indigna saber que vivimos en un mundo, en el que todas las cosas son "desechables". Las cosas han perdido su valor, tal vez por lo simple que es adquirirlas nuevas, mejoradas e inmediatamente. Por alguna razón pienso que esta "desechabilidad" se aplica a las relaciones humanas, donde las personas pasan de ser apreciadas a ser meramente objetos reemplazables. Mi abuela me decía que el modo de comprar la despensa era diferente. Llegabas a la tienda con tu lata para comprar galletas y biscochos a granel, o te los envolvían en papel estraza. La misma lata la usabas por años…

Ahora vas al supermercado comprar una caja de galletas... ¿qué elementos compone el paquete? Una caja de cartón, una bandeja plástica, una funda de aluminio, una bolsa plástica, conservadores artificiales y otros tantos materiales químicos e industriales para que, en cuestión de segundos, tú tires esos bienes "a la basura". ¿Quién le regresa a la tierra el petróleo para crear esos plásticos, los minerales que componen el aluminio, los árboles que perdió para producir ese cartón?  Sólo vemos la punta del iceberg… pero es un proceso complejo. Agotamos la Tierra cada vez más.

            2.- El individualismo.Como su nombre lo dice, es centrarse en uno mismo, lo cual puede tener connotaciones negativas. El gran problema es cuando las grandes empresas toman este individualismo como estrategia de venta. Venden las necesidades que ellos mismos nos crean. Los grandes monopolios que un día rechazamos, regresan por la puerta trasera, en forma de supermercados o tiendas por departamentos.

Al observar un solo ejemplo, caemos en cuenta de la explosión y de la diversidad de productos que nos ofrecen "convenientemente": la "Leche" puede ser: deslactosada, bajas en grasa, para niños en crecimiento, para personas de la tercera edad, la que tiene extra calcio o vitaminas y minerales; o toda la variedad en polvo, cada una con componentes diferentes. Pero pasa lo mismo con la ropa, las computadorea o los celulares… tenemos tantas opciones. Nos convertimos en compradores compulsivos. ¿Pero acaso seremos más felices? Yo no lo creo.

La gente vive con una inquietud de querer mantenerse a la vanguardia, a la moda, en los estándares que marca la sociedad de consumo. Pero esto es imposible. Si tan sólo nos diéramos cuenta que estamos metidos en un gran ciclo vicioso y que es muy difícil salir de él. Cambiar el individualismo a ultranza y empezar a valorar más a la gente… esa la propuesta. Buscar lo que nos llena espiritualmente, valorar la naturaleza y admirar su belleza. Saber que la producción de bienes de consumo, no es una cadena lineal, sino que hay gente de por medio y recursos naturales que se están desperdiciando. Las  corporaciones intentan controlar nuestras necesidades, pero  no velan por los grandes intereses de la humanidad. 

            Es difícil cambiar 50 años de comportamiento consumista, pero en algún momento pronto… será demasiado tarde. Estoy tratando de consumir menos agua al bañarme, de reciclar mi papel… y antes de comprar algo me pregunto: ¿realmente lo necesito o sólo me estoy dejando llevar por la mercadotecnia?  Al desperdiciar agua, le estamos robando un bien elemental a las generaciones del futuro, que también tienen derecho a disfrutarla y a vivir el mundo que todos hemos  vivido y amado.

*Ivette M. Rosique Castillo es estudiante de la Escuela de Arquitectura en la Universidad Anáhauc Mayab.  [email protected]

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab