Universidad Anáhuac Mayab

“¿Dónde queda el Paraíso?”

Publicado en: 17 de Octubre de 2011

  

"¿Dónde queda el Paraíso?"

Lupita Villanueva.

"Un día me imaginé convivir en una utopía ideal, pero ayer me desperté temblando al darme cuenta de que, el actual sistema, está repleto de fallas."

Miles de cabezas han ideado relatos fantásticos sobre utopías ideales, estructuras magníficas, sistemas que ven por el bien de todos sus elementos. Como "Un mundo Feliz",  de Aldous Huxley, o "1984" de George Orwell, desde luego, utopías ficticias.

Los humanos estamos llenos de deseos, sueños e ideales. Entiendo que un muy largo camino nos espera para alcanzar el paraíso que tanto se le ha prometido al hombre. El personaje de una película dice: "Pero antes de que ese alegre día llegue… se sufrirá una profunda tristeza.". El paraíso aún está lejos y es probable que varios se pierdan en el camino, pero esa ya es otra historia…

¿Qué es una utopía?: es el sueño lejano del hombre, un lugar ideal en el cual las fallas en el sistema sean mínimas o nulas; un lugar donde el poder esté correctamente distribuido entre las células más fuertes y éstas giren en pos de un mismo núcleo llamado "Republica".  Citando las sabias palabras de Tomás Moro, creador de tan singular término:

"Utopía es una república ideal, más posible históricamente si la política se supedita a la moral, se elimina la propiedad privada, el ejército y la intolerancia. Utopía es utópica no por ser irrealizable, sino por no haber sido cumplida todavía."

No hay que pensar que estas proyecciones son imposibles pues la mayoría de los avances tecnológicos existen gracias a las películas futuristas. Pero con tantas cosas "golpeando" a la humanidad, quizás el hombre algún día se vuelva loco.

En la búsqueda del paraíso, hablamos de una actualización de los paradigmas. Hay quienes están en contra del cambio, pero también hay guerreros que están a favor. Con el sólo imaginar el logro de estos cambios, nos topamos con uno de los grandes peligros del hombre para el hombre: el conflicto.

La diversidad de ideas o la indiferencia ante las acciones; la lucha y la muerte por los ideales; el odio y los actos tan crueles de los cuales el mismo ser humano se avergüenza; clonación, religión, territorio, las pinturas de Picasso o la primera bala que se disparó hacia el pecho de un hombre. Cada paso que hemos caminado a lo largo de nuestra historia, se ha visto envuelto en guerras y ardidas pasiones.

Otro de los movimientos que se están llevando a cabo en el mundo contemporáneo es la creación de alternativas para resolver los problemas sociales, ecológicos, económicos, etc. En esta vertiginosa carrea, no se detiene uno a pensar que lo anterior también funciona, quizás como una vía alternativa para alcanzar aquella Isla tan lejana.

Hubo un momento en el cual el hombre se paró en sus puntillas y estiró sus manos lo más que pudo hasta que los músculos le dolieron. Pronto calló sin siquiera haber rozado aquel cielo anaranjado. Debatido, se quedó entre el polvoriento suelo hasta que una mano se estiró y le ofreció ayuda. Ahora eran dos individuos que trataban de alcanzar aquel sueño imposible.

Si la utopía es un sueño imposible, llegar a él, solo y a pie, posee el doble de dificultad. Cada mente debe despejarse de los prejuicios para darse cuenta de que, a su alrededor, hay muchas más mentes como la suya. Cuando varias mentes se despejen y respiren el mismo aire, comenzarán el camino hacia un nuevo mañana, uno en donde puedan convivir en paz.

Pero esto se complica cuando cada mente piensa individualmente y mezcla lo que tiene con lo que desea. Pronto ya no son una colectividad que se mueve en pos de sí misma, sino hormigas que jalan en diferentes direcciones.

Entonces, ¿cuál es la barrera que nos separa del paraíso? ¿Individualidad, poder o egoísmo? Quizás un problema no se puede solucionar por siempre de la misma manera. Lo mismo sucede con una enfermedad, llegará un momento en que se requiera una medicina más potente o de un "algo" que, sin lugar a dudas, generará un cambio y que consecuentemente irá actualizando toda su estructura.

Una de las frases que más adoro decir es: "Aquel bache se ha transformado en la perfección imperfecta del andar cotidiano."  Las calles por las que andamos son el resultado de muchos años de trabajo; las miles de manos por las cual ha pasado un billete crean un sistema monetario. Este mundo repleto de baches es en el que ahora vivimos; quizás sea importante que cuidemos de él.

Imagino que la iglesia seguirá siendo la iglesia; que la ciencia seguirá buscando satisfacer (legalmente o no) sus curiosidades; que la ética y la moral vivirán en eterna discusión con el "hubiera" y lo que probablemente "será". Pero quizás, y sólo quizás, seguimos dando tambaleantes pasos que nos acercan lentamente a ese  paraíso de los cuentos de hadas.

Así, ante mi pregunta original de: ¿Dónde queda el paraíso?, por el momento concluyo que vivimos una imperfecta utopía, aquí y ahora, así de cerca creo que estamos.  

 

*Lupita Villanueva es estudiante de la Escuela de Comunicación en la Universidad Anáhuac Mayab. [email protected]

 

 

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab