Universidad Anáhuac Mayab

Pobreza y Migración

Publicado en: 27 de Octubre de 2011

  

Pobreza y Migración

Claudia Florencia García*

 

La pobreza como problemática social, se ha abordado desde tantos ángulo, que resulta casi imposible entenderla y, mucho menos intentar resolverla. Pero entiendo que no es adecuado abordarlo desde una perspectiva sensible, es necesario hablar sobre los factores que  perpetúan este problema a lo largo de la historia. Este alargamiento histórico provoca que la gente vea la pobreza casi como algo natural, como el pan de cada día: Los medios de comunicación atenúan este problema mostrando esporádicamente, en alguna de sus páginas interiores,  la triste realidad del país.

Para lograr una erradicación (aunque tome un gran tiempo lograrlo), es necesario ahondar y hacer un cambio en los factores que hacen permanente esta problemática. Cabe recalcar que no es lo mismo hablar de factores y causas. Una causa es histórica, lo que provoca o contribuye al nacimiento del problema, y en ésta no podemos actuar (a menos que podamos regresar al pasado y cambiarlo, ¿no?). Los factores, en cambio, contribuyen a que este problema siga existiendo, y a diferencia de las causas, sí podemos hacer algo al respecto.

Yo consideré cinco grandes factores que perpetúan esta problemática social en México, pero realmente hay muchas situaciones más que la llevan a su continuidad. Estos factores por supuesto suscitan a factores secundarios, terciarios y así sucesivamente. Estos son: ignorancia, enfermedad, corrupción, apatía y dependencia. Es interesante notar que tres, de estos cinco factores, son actitudes, que adoptan las personas, tanto las necesitadas como a las que les sobra. Es la actitud la que ha impedido el progreso de nuestro país. Los cinco factores se relacionan entre sí, y uno depende de e impulsa al otro.

Factor: ignorancia. Muchos analistas afirman que la educación es el principal impulsor del progreso en un país. Pero lo que sucede en nuestro país, es que hay una gran falta de información en las personas pobres y una falta de conocimiento. Pero ellos no necesitan saber quién escribió Romeo y Julieta, o datos parecidos, sino saber cómo producir alimentos en cierto tipo de tierra, cómo fertilizarla, etc. "El conocimiento es poder", pero mucha gente que se encuentra en la cima, tristemente no transmite dicha información para aquellos que la necesitan.

Sobre la enfermedad, factores, sabemos que en México existe una gran falta de infraestructura que pueda brindar salubridad a pueblos de escasos recursos;  esto conlleva que la gente se enferme, que no vaya su trabajo o asista a la escuela. Todo esto conlleva a una baja producción. La gente sana no sufre, no se siente en miseria, no hay muertes, no hay gastos en medicina, etc. Prevenir las enfermedades es mejor que remediarla.  

La apatía y la dependencia van muy de la mano. La primera se puede ver desde dos puntos de vista: desde el que tiene y el que no. El rico dirá: "¿Para qué hago algo si el pobre siempre será pobre y toda la vida ha existido"?; y el pobre en su posición dirá: "mi situación nunca mejorará, jamás saldré adelante". Estas actitudes sólo suscitan la pérdida de interés por querer lograr un cambio. La apatía lleva a la apatía. Ésta, por parte del pobre, se alimenta de esa dependencia que se genera al vivir de la eterna búsqueda de caridad. El pobre debe comenzar por buscar su progreso, lograr salir adelante y no tanto pedir que alguien más haga algo por él. Esto también es actitud.  

Por último tenemos la Corrupción, factor que también ha existido a lo largo de mucho tiempo pero se encuentra con mayor presencia en los últimos años. La corrupción en sí genera también actitudes pesimistas, ya que hay una mala redistribución de las riquezas del país entre los más ricos. ¿Qué genera esto? Que la gente realmente necesitada, pierda sus ánimos por salir adelante trabajando, ya que se generan en la cabeza que no tiene caso echarle ganas a su trabajo si al final se lo van a quitar los ricos, entre mil impuestos y más trabas para salir adelante. Este problema se genera mucho en países capitalistas donde la libre competencia sólo crea oligarquías y un sin fin de gente sin empleo, y una cultura de: "si alguien gana o es mejor que tú, ve la manera de quitárselo". Y para erradicar la corrupción que genera actitudes negativas, no sólo es necesario crear leyes que lo prohíban, sino gente que respete dichas leyes.

Por separado analizo el tema de la migración. Siento un nudo en la garganta al leer y ver documentales donde se muestra la inmensa impotencia de los que se van y los que se quedan. Un sentimiento de impotencia que se une a otros de coraje y tristeza; un sentimiento que me hice lamentar una parte de la triste realidad que vive nuestro país. También lo analizo desde el enfoque de las actitudes.   

La migración también impide el desarrollo de México. La gente decide irse por los bajos salarios que recibe por su trabajo; lo que obtiene no es suficiente para mantener a su familia. México es un país en vías de desarrollo y tiene un bajo PIB; no puede darse el lujo de brindar salarios altos; pero el problema es que se cae en el otro extremo, ni siquiera ofrece un salario mínimo "decente". Lo que un trabajador gana en un día, es menor de lo que puede ganar en una hora en el país del Norte. Cobra una miseria y ésta no es ningún incentivo para seguir trabajo aquí. La solución es optar por el sueño americano.

Me duele mucho la actitud de algunos migrantes, ante la pobreza en que viven. Una mujer decía: "lo único que lamento, es ser mexicana". Si uno lamenta su propia nacionalidad, creo que hay algo alarmante. Me atrevo a decir que es de las peores actitudes que puede tener uno como persona. ¿Quién va a querer cambiar la situación de su país si lo único que quiere es huir del mismo?

¿Quién puede culpar a las personas que lo único que buscan es sacar adelante a su familia de toda pobreza, enfermedad, corrupción, falta de educación y falta de un país que los apoye? Me sorprende que estas personas se vayan con la firme convicción de que en EU lo van a lograr, sin detenerse a cuestionar los miles de obstáculos y peligros que enfrentarán. Encontrarán cientos de personas en su camino que intentarán todo  para que no lleguen a su destino; algunas de ellas escupirán y pisotearán todos sus derechos civiles y humanos.  

No deja de dolerme la propia discriminación y rechazo entre los mismos latinos. Uno les habla en español y con mala cara responden en inglés. Quizás lo hacen por el trauma del maltrato que recibieron alguna vez por ser inmigrantes. No les recrimino nada, pero es profundamente triste ver que tengan que cambiar y dejar atrás todo lo que tenían para encontrar una mejor condición de vida. 

Así, pobreza y emigración se unen para generar esa propiedad del mexicano que tanto nos duele, en palabras de Octavio Paz: "Somos una contradicción entre lo posible y lo real; nos alejamos de lo que somos, sin abandonar nuestro pasado; no queremos ni nos atrevemos a ser nosotros mismos". Vivimos en un nacionalismo mal entendido. Todo cambio debe comenzar con nuestras actitudes hacia México, pero no en forma colectiva, sino individual.  

 

*Claudia Florencia García es estudiante de la Escuela de Comunicación en la Universidad Anáhauc Mayab. [email protected]

 

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab