Universidad Anáhuac Mayab

Vacío, soledad y aceptación.

Publicado en: 28 de Octubre de 2011

  

Vacío, soledad  y aceptación.

Sandra Ruiz González*

En el siglo en donde a diario se inventa una nueva máquina que favorece la comunicación inter global, vive un ser humano que cada día se siente más solo.

Desgraciadamente, el sentimiento de soledad y vacío existencial es un problema grave que repercute en la salud e integridad física de la persona. Todos hemos sentido en algún momento esta angustia, pero no todos la entendemos ni salimos de ella; muchos se quedan ahí para siempre.  

Es muy triste saber que este fenómeno haya llegado a nuestros niños. Es cada día más común escuchar que niños tienen el deseo de suicidarse.  Siendo tan jóvenes e inocentes, están sometidos al estrés en el que el mundo se desenvuelve. Pero lo más lamentable es saber que, en la mayoría de los casos, no hay nadie que los escuche, los apoye o los ayude a superar las situaciones que no pueden superar por sí mismos. Es necesario sentirnos responsables de ser quién los orilla al alcoholismo, drogadicción y lamentablemente, a la muerte.

Estamos viviendo cambios tan importantes y trascendentales en el mundo, que nos estamos olvidando que, antes que todo, somos personas y que todos estamos interconectados. Es parte de nuestra naturaleza tener la necesidad de ser escuchados, comprendidos y sobre todo amados. Nos preocupamos tanto por descubrir nuevas maneras de comunicarnos con el exterior que perdemos el piso y nos olvidamos que la comunicación que realmente importa es con uno mismo y con las personas que nos rodean.  

Vivimos convencidos e inculcamos a las nuevas generaciones, que el tiempo vale oro, que tenemos que ser eficientes, que tenemos que producir, ganar, obtener beneficio, ser reconocidos, ascender, crear riqueza y trabajamos por llegar a "ser alguien en la vida". Pero cuando alcanzamos ese anhelado reconocimiento, nos damos cuenta que obtuvimos quizá un papel, un certificado, un premio; pero nos sentimos vacios.

Nos rodeamos de admiración y aplausos de extraños pero siempre nos hará falta un abrazo sincero que sólo nos puede dar quien realmente nos ama. Pero es entonces cuando nos damos cuenta que ya es demasiado tarde, volteamos a nuestro alrededor y no tenemos con quién compartir nuestro éxito  ya que hemos dejado de fomentar las relaciones humanas con aquellos que nos acompañaron en nuestro camino y a quien alejamos cuando ya no nos fueron "útiles".

El desarrollo del mundo, la velocidad en la que se vivimos y nuestra actual necedad por ser reconocidos, son parte importante de la raíz de los problemas del siglo XXI. Gracias a que tenemos tal ambición de conocer lo que sucede más allá de nuestras fronteras, hemos olvidado mirar a un lado para darnos la oportunidad de descubrir lo más valioso que podemos encontrar en todo el mundo: nuestros padres, familia y amigos. Así viajemos por todo el Planeta Tierra buscando reconocimiento, quien te quiere y te valora por lo que eres y no por lo que has logrado, va a estar a tu lado para levantarte cuando tropieces.

En mi experiencia personal, vivo en constante ansiedad desde que decidí emprender mi propio negocio ya que es un reto que me exige mucho tiempo, mucho esfuerzo y sobre todo, gran parte de mi concentración. He tenido momentos muy difíciles en los que siento que no tengo la capacidad, que no estoy preparada y momentos en los que no sé cuál es el camino que debo seguir. Pero luego me detengo y me considero muy afortunada al tener los padres que tengo, ya que en los momentos más difíciles han estado a mi lado, me han escuchado y sé que estarán ahí respaldándome en cualquier decisión que tome, así sea la peor de todas. Sin su apoyo, sin sus consejos y sobre todo sin su paciencia y amor no se qué sería actualmente de mí, como empresaria y como persona.

Por favor, ACEPTA que no puedes solo; ALÍATE con la gente que te conoce y te ama; DESPRÉNDETE de la soberbia, egoísmo y prepotencia; EMPRENDE teniendo en cuenta que los demás también necesitan de ti y no olvides: AGRADECR a quien te acompañó en el camino cuando lo hayas logrado. El verdadero éxito se alcanza cuando creces y en el camino ayudas a alguien más a crecer.

*Sandra Ruiz González  es estudiante en la Escuela de Negocios, en la carrera de Dirección y administración de empresas, en la Universidad Anáhuac Mayab. [email protected]

 

 

 

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab