Universidad Anáhuac Mayab

Educación para la Paz.

Publicado en: 11 de Noviembre de 2011

 Educación para la Paz.

Monserrat Cruz Sarmiento*

 

"Educación para la paz", es quizás uno de los más importantes pilares de nuestra educación y de nuestras vidas.

Pero en este ensayo no hablaré de la paz como un concepto, una teoría o un horizonte para la humanidad, sino como una forma de ser. Si no somos capaces de vivir en paz con nosotros mismos, no hay esperanzas para nadie. Si no lo logramos, jamás podremos ayudar a otros, no lograremos avanzar como humanidad ni sanar las heridas que han quedado abiertas a lo largo de la historia.

El concepto "Paz" en sí, es bastante claro. Si buscas en cualquier enciclopedia, te dará una definición, más o menos así: "Es el estado a nivel social o personal en el que las partes de una unidad se encuentran en equilibrio". También es un: "Convenio o tratado que pone fin a la guerra." En teoría, el término es perfectamente correcto, sin embargo entiendo que la paz es algo más profundo y trascendente que estas definiciones.  

En primer lugar, si todos supiéramos poner en práctica lo que se nos dice en teoría, no habría guerras, no habría conflictos y todos viviríamos más tranquilos; sabríamos que toda la humanidad está tranquila y que lo único que hace falta es que estemos más unidos. Pero yo no hablo sólo de países o continentes, sino como un TODO. La meta es intentar que nuestro planeta viva en paz. Después de todo, es nuestro, no le pertenece más a unos que a otros; si se derrumba, todos nos caemos con él.

Estar en paz no empieza con el hecho se hacer las pases con gente que no te agrada o con gente que te ha hecho daño, no. Estar en paz empieza contigo mismo, si no estás en paz contigo mismo, jamás podrás estar en paz con los demás, ni siquiera con las personas que quieres. El primer paso es éste: quererte  y apreciar tus cualidades,  sabiendo que también tienes defectos; éstos son los que te hacen único en el mundo. Si piensas que el ADN es lo único que te hace diferente, piensa dos veces, porque es mucho más que eso, son tus características únicas: cualidades, defectos, pensamientos, relaciones, sueños y fantasías, todo ello te hace especial.

Una vez que logres esto, que tengas esta paz interna, lograrás ponerte en el lugar de los demás, entender por lo que están pasando y no juzgar sin antes conocer las situaciones de cada uno. Dando como resultado estar en paz con los que te rodean.

Estar en paz contigo mismo, no sólo se trata de aceptarte como persona, como lo que eres, se trata de estar feliz con lo que tienes, con lo que has logrado, con lo que se te ha dado, con tu vida.

Considero un malgasto de tiempo y de energía, el hecho de vivir enojado o frustrado por "lo que pudo ser y no fue" o por "lo que debería de ser". Olvídate de eso, deja de pensar en el pasado, ya no hay mucho que puedas hacer para cambiarlo, y después de todo, "todo pasa por algo". Tampoco pienses en el futuro, es estresarte por cosas que aún no han pasado.

Algo que puedes hacer es VIVIR TU PRESENTE, da lo mejor de ti, quiérete, disfruta, aprende, perdona, da todo tu amor a la gente que te rodea y que te quiere. Se que no es fácil ver siempre el lado positivo de las cosas, porque es completamente imposible que una persona esté feliz todo el tiempo. De hecho a mi punto de vista, la felicidad es un estado de ánimo, no una meta. Entonces, aprovecha esos momentos en los que eres feliz, esas cosas y personas que te hacen feliz, aprécialas.

La paz es uno de los pilares en nuestras vidas, porque de esta misma se deriva el amor, el respeto, la solidaridad y todos los valores que tienen un gran peso en la vida cotidiana. Si tan sólo todos entendiéramos esto, daríamos un gran paso en el camino hacia sanar nuestro planeta. Ya que la humanidad estaría en paz, en armonía.

¿Qué pasaría si mañana te ocurriera un accidente del que no pudieras volver?, después de todo, nadie tiene la vida asegurada en este mundo. ¿Lo dijiste? "Te amo, no quiero vivir un solo día sin ti. Cambiaste mi vida." ¿Lo dijiste?. Haz un plan, marca tus propias metas, trabaja duro para conseguirlas, pero de vez en cuando mira a tu alrededor, disfrútalo, aprécialo. Esta es tu vida y todo puede haber desaparecido al siguiente día.

Si, parece muy simple, y tú puedes decirme: "Yo soy una buena persona, estoy en paz conmigo mismo y con la gente que quiero". Pero, ¿realmente lo estás?

 

*Monserrat Cruz Sarmiento es estudiante en la Especialidad en  Turismo en la Escuela de Negocios en la Universidad Anáhauc Mayab.  [email protected]

 

 

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab