Universidad Anáhuac Mayab

Fotorreportaje nostálgico de la imagen urbana

Publicado en: 21 de Junio de 2006

Ahora que soy abuelo, se decía con nostalgia un caballero chapado a la antigua, disfruto de la modernidad tanto como de mis recuerdos. Por eso gozo vivir en este rincón nostálgico de la colonia Francisco de Montejo de la blanca Mérida, en el sureste Mexicano. Mis nietos me han enseñado a valorar las cosas que vienen con la contemporaneidad.

Por eso, y con el apoyo de mis descendientes, he fotografiado algunos elementos que lucen como antaño en mi calle, por las mañanas, cuando salgo a caminar para mantener la circulación de mis ya cansadas piernas. Espero lo disfruten igual que yo -insistía don Cástulito, agradable viejecito-.

Empecemos viendo cómo el pasado se sobrepone al presente:

Por muchos esfuerzos que la gente haga para evitar que el pueblo amoroso que quedó debajo, nunca podrán acabar con él. Siempre saldra de las entrañas de la tierra victorioso.

¿O lo pensaban negar?

Al pasear por las mañanas en estos paradisíacos lugares recuerdo con nostalgia cuando mi pueblo era todo abundancia, y alrededor de los caminos siempre había una frondosa naturaleza que nos acompañaba.

Todo el trayecto era verde, como lo es mi colonia Francisco de Montejo ahora.

Aquí hasta las casas recobran ese gusto por la naturaleza en todo su esplendor.

Esta es la mejor. Ya los árboles han crecido hasta el segundo piso. El día de mañana será ésta la casa del árbol que tanto añoré desde mi infancia.

Esta es la misma casa de la foto anterior que mezcla el pasado con el presente al exhibir los envases de PVC.

Esta misma casa me gusta verla todas las mañanas, pues mi madre también ponía plásticos en las ventanas. Es para mi una invasión de recuerdos coloridos y sorprendentes.

Sin duda la imagen posterior nos puede dejar maravillados.

Este camino es un tunel del tiempo en donde se unen pasado y presente.

No sé si será el severo daltonismo o la remembranza del pasado, pero yo veo las cosas como en el pasado, en blanco y negro. En esta casa hay un automóvil del año, pero viven en la jungla.

Estos árboles silvestres me conmocionan. Crecen sin control, y se desvanecen en el paisaje urbano de modo que se adueñan de las banquetas y nos repiten que este era el reino que ellos habitaron primero.

Y de nuevo el pasado se une al presente...

Cómo olvidar a un viejo candidato, pues cada mañana se me hace presente... La naturaleza se hizo política.

En esta casa se vive un ambiente muy naturalista.

En esta otra cultivan hortalizas, como en el rancho que tenían mis abuelos. Qué viejos tiempos...

¿Me pregunto si la gente que aquí vive siente el mismo gusto por la naturaleza que yo tengo desde niño?

Tal vez yo sea demasiado chapado a la antigua, pero recuerdo cuando todo esto era un campo, como deja ver esta estampa.

Aquí podaron los árboles hace unos meses, en un claro atentado a la naturaleza, pero se arrepintieron y dejaron que las ramas decoraran el pavimento en una singular fotografía que conjuga el ayer y el hoy.

Pero si de mezclar pasado y presente se trata, este árbol se pinta solo. Ha atrapado entre sus ramas la electricidad para tratar de ser árbol de navidad.

Claro que no puedo estar de acuerdo con todo. Me da coraje que no permitan a los árboles alcanzar esta enredadera fingida.

Aquí la gente añora tanto el pasado, que lo reconstruye...

Es una clara muestra de lo que podemos hacer por salvar la imagen insultante que nos deja la publicidad al estilo Manhattan, Londres o Tokio.

Otro viejo candidato que nos dejó para la posteridad su imagen publicitaria como muestra de que por mi colonia el tiempo no pasa. Se ha detenido y seguirán pasando candidatos a prometer que todo esto se acabará. Espero que, como hasta ahora, nunca lo logren.

Porque no hay nada más hermoso que una estampa colorida que conjuga la iniciativa publicitaria de corte antiguo con los paisajes naturales.

Pero que no digan que es casualidad. Todo negocio aquí, recoge algo del folklore...

Uno más... Y ustedes prodrán decir: se puso a buscar para encontrar estas casualidades. Pero no. Palabra de don Castulito que estas imágenes fueron recogidas de la misma calle 68 entre la 49 y la 57 de la colonia Francisco de Montejo. ¿Cómo la ven? No hay que ir muy lejos.

Permítanme presumirles la mercadotecnia de mi colonia. ¿A poco no les parece una conmovedora imagen del pasado? Pero no se vayan con la finta, las fotos fueron tomadas en vísperas del tradicional día de muertos de 2004.

Esta foto es para los incrédulos... y en blanco y negro.

Publicidad sin rebuscamientos.

Publicidad sin costo.

Publicidad perenne...

Publicidad sui generis.

Publicidad multifocal...

Publicidad lumínica.

Bueno, aquí todo es publicidad.

Cualquier espacio es pertinente para inducir a la compra.

Publicidad plastificada.

Anúnciese desde casa.

Publicidad en un "alto".

¿Qué les parecería tener que bajarse de la banqueta para no interrumpir la imagen publicitaria?

Veamos ahora una interesante lección de modernidad a cargo de un Ayuntamiento que ya no existe desde mayo.

Es muy claro que lo orgánico y lo inorgánico se meten en una misma bolsa. Aunque por lo general este tipo de bolsas las usan para llevarse toda la siega de la podadora, es decir, orgánico dentro de las bolsas de inorgánico.

¿Aprendieron bien la lección?

Ahora veamos ciertos elementos de mobiliario urbano. Este que vemos aquí no es fijo, sino temporal.

 

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab