Universidad Anáhuac Mayab

El Virus del Papiloma Humano: Una infección de transmisión sexual prevenible

Publicado en: 28 de Septiembre de 2011

  

El Virus del Papiloma Humano: Una infección de transmisión sexual prevenible

Mauricio Robert Aguilar*

En la época actual, la actividad sexual se ha convertido en una práctica más extendida entre la juventud que en generaciones anteriores. Desafortunadamente, muchos de los jóvenes de hoy no se dan cuenta que el sexo es algo más que una experiencia placentera, ya que toda forma de actividad sexual conlleva riesgos tales como las infecciones de transmisión sexual. Aunque la mayoría de la gente de nuestra sociedad está consciente de la existencia de infecciones como el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), el cual ha recibido la atención de los medios de comunicación masiva por ser el causante principal del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), muchas personas no saben de los peligros que representan las infecciones de transmisión sexual menos conocidas como el Virus del Papiloma Humano (VPH), que es el principal causante del Cáncer Cervical.

Los datos estadísticos ilustran el grado en que el VPH afecta a nuestro país y específicamente al Estado de Yucatán. Hoy en día, 1 de cada 10 mujeres mexicanas sufren de este mal. Las mujeres entre los 15  y 25 años de edad son la más susceptibles de ser infectadas con el VPH y las mujeres que viven en las áreas rurales son tres veces más vulnerables de ser infectadas que las que viven en las zonas urbanas. La manifestación clínica más importante y peligrosa del VPH es el Cáncer Cervical, que afecta aproximadamente a 10,000 mujeres mexicanas cada año y genera, anualmente, la muerte de la mitad de ellas. Estas cifras representan en nuestro país aproximadamente 10 muertes al año por cada 100,000 habitantes, lo que significa que una mujer mexicana muere de Cáncer Cervical cada 2 horas. En México el Cáncer Cervical es la principal causa de muertes por cáncer en las mujeres de más de 25 años. El VPH es una preocupación particular en el Estado de Yucatán, el cual presenta una mortalidad por Cáncer Cervical por encima del promedio nacional, ya que 13 de cada 100,000 yucatecas mueren anualmente debido a esta enfermedad.

Dado el grave riesgo que representa el VPH es importante comprender la naturaleza de la infección y sus consecuencias. La mayoría de la gente ignora que aproximadamente el 50% de los hombres y mujeres sexualmente activos mundialmente presentan infección del VPH, en al menos una etapa de sus vidas. En el 70% de los casos el sistema inmunológico de nuestros cuerpos es capaz de eliminar la infección, mientras el 30% restante desarrolla infecciones crónicas dañinas. Existen más de 30 tipos de VPH infecciosos, cada uno de los cuales es clasificado como de bajo o alto riesgo, siendo estos últimos los asociados con el Cáncer Cervical. Entre los tipos clasificados de alto riesgo, el 16 y el 18 son los causantes del 75% de los casos reportados de Cáncer Cervical. El cáncer Cervical puede ser detectado a tiempo cuando apenas se inicia, por medio de revisiones periódicas, utilizando la prueba de Papanicolau. Si no se tratan oportunamente las lesiones precancerosas, éstas pueden desarrollar células cancerosas invasivas que a menudo desembocan en la muerte de la persona. Además del Cáncer Cervical, los estudios han mostrado que el VPH de alto riesgo también está asociado al 40% de los casos de cáncer de vulva, 70% al cáncer vaginal, 40% al cáncer de pene, 85% de los casos de cáncer anal y, potencialmente, al 50% de los casos de cáncer oral. Por otro lado, los tipos de VPH de bajo riesgo pueden provocar verrugas genitales, siendo los más comunes los tipos 6 y 11 que son los que generan, aproximadamente, el 90% de los casos de verrugas genitales. Estas verrugas pueden ser removidas con diversos procedimientos que incluyen cirugía, aplicación de ácido o congelación, sin embargo, la efectividad de estos tratamientos es impredecible ya que las verrugas pueden volver a surgir a lo largo de la vida de la persona.

Es conveniente tomar ciertas precauciones para disminuir el riesgo de infección por VPH. El método preventivo más reciente es la vacunación, la cual, administrada correctamente, previene infecciones de los tipos 6, 11, 16 y 18 en individuos que no han sido expuestos al virus. En Yucatán estas vacunas pueden ser administradas por los hospitales del IMSS y del ISSSTE de manera gratuita. Las niñas de 9 a 12 años de edad son las principales beneficiarias con la administración de la vacuna; ellas pueden recibirla gratuitamente y evitar los altos precios que tiene la vacuna en las clínicas privadas. Las personas que no tienen acceso a esta vacuna pueden reducir el riesgo de desarrollar el cáncer cervical, sometiéndose a pruebas periódicas para detectar lesiones pre-cancerígenas, lo que les permitiría recibir el tratamiento adecuado.

México tiene un programa denominado "Programa de Prevención y Control del Cáncer Cervicouterino" en todos sus Centros de Salud. Este programa ofrece gratuitamente la prueba de Papanicolau, a todas las mujeres que lo solicitan en las unidades médicas del sector público. Cuando a una mujer se le detectan por medio de estas pruebas lesiones pre-cancerígenas son enviadas a hospitales especializados donde pueden recibir los tratamientos apropiados por médicos especializados. Este tratamiento, sin embargo, no es gratuito para toda la población, solamente lo reciben de manera gratuita las mujeres de bajos recursos económicos.

 Además de los medios preventivos, es importante implementar una estrategia educativa que disminuya el riesgo de la infección, a través de cursos de educación sexual en las escuelas que ilustren sobre los peligros del VPH, y creando conciencia sobre prácticas sexuales seguras tales como el uso del preservativo y el no incurrir en prácticas sexuales promiscuas. Los padres de familia también pueden contribuir a la educación sexual de sus hijos inculcándoles valores que los hagan conscientes de la responsabilidad que implica entablar una relación sexual y las consecuencias que se derivan de esto.

Los sistemas de salud y la educación en general pueden y deben ayudar a disminuir el alto grado de mortandad por cáncer cervical en México y en el Estado de Yucatán. Sería beneficioso para nuestra comunidad crear conciencia acerca del VPH y, sobre todo, la necesidad de actuar con responsabilidad en caso de decidir participar en una relación sexual. A través de la educación y la comunicación, podemos comenzar a tomar las medidas necesarias para crear un futuro mejor para nuestra comunidad, en la que no tengamos que temer la amenaza de una enfermedad que se puede prevenir de muchas formas.

 

*Mauricio Robert Aguilar es estudiante de preparatoria en Princeton High School. Participó en una investigación con la Dra. ErinKobetz en el Departamento de Epidemiologia en la Universidad de Miami, enfocada en las mujeres de Yucatán, de donde surge este artículo.  [email protected]

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab