Universidad Anáhuac Mayab

Más alla de la modernidad.

Publicado en: 13 de Septiembre de 2012

Más allá de modernidad.

Fabiola Sayden Carmona*

Hablar de postmodernidad es sugerir un cambio o una ruptura con la modernidad, que conlleva la aparición de una nueva totalidad social con sus propios principios distintos de organización. Es pensar históricamente el presente, en una época que ha olvidado cómo se piensa históricamente.

La posmodernidad es lo que queda cuando el proceso de modernización ha concluido y la naturaleza se ha ido para siempre. Es un mundo más plenamente humano que el antiguo, pero en él la cultura se ha convertido en una auténtica segunda naturaleza. Lo que le ocurrió a la cultura pudiera ser una de las pistas más importantes para rastrear lo posmoderno. La cultura se ha vuelto un producto por derecho propio.

En la posmodernidad se recurre constantemente a la expresión, a la divulgación, a la necesidad de poner en evidencia lo que permanece oculto. Para ello, es necesario delatar, abrir los ojos, transparentar los espacios. Es donde la expresión asume un papel protagónico, se hace desde la combinación y usos de las diferentes técnicas, hasta la composición asimétrica de las obras, con diferentes formatos y donde se exceden las reglas.

El posmodernismo no tiene certezas absolutas, nada le sorprende y sus opiniones son susceptibles de rápidas modificaciones. A ello han contribuido los medios de comunicación de masas y su posibilidad de difundir las más diversas concepciones de mundo. El individuo se encuentra sometido a una avalancha de informaciones y estímulos carentes de cualquier coherencia y opta por vagar de unas ideas a otras, abandonando la idea de existencia de una sola forma de humanidad verdadera. Todo lo llena la incredulidad.

Los símbolos de la modernidad han encontrado sus límites en la propia realidad, y han terminado siendo parte de las contradicciones en las que transcurre la vida social. Es un mundo fragmentado como el actual, la experiencia derivada tiende a la diversidad y al pluralismo, aunque no necesariamente a la tolerancia. El “sentir” al “otro” implica que las pasiones son partes indisolubles de las reflexiones que se realizan sobre el mundo.

Al estar más allá de la modernidad, se siente cómo la globalización de las instituciones y de los sistemas comunicacionales electrónicos, introducen una transformación del espacio y tiempo que impacta de manera decisiva en las formas de experimentar la vida personal y sociocultural. Esto implica tener como escenario a una sociedad caracterizada por su complejidad, confusión, incertidumbre y caos, existentes por el exceso de información y el conocimiento. Lo que hace una marcada diferencia de la modernidad, supuestamente marcada por grandes verdades.

Nuestra época enfoca lo que ocultan los signos, el imaginario popular, los mensajes y las representaciones: es la cultura después de las transformaciones que ocasionaron la ciencia, la literatura y las artes, a partir del siglo XIX. El saber cambia cuando la sociedad va más allá de la modernidad. El posmodernismo es sinónimo de escepticismo y desconfianza hacia las teorías totalizadoras y su mirada es relativa en cuanto a la función de la norma, prefiere la vida.

Más allá de la modernidad, hay un rechazo a los grandes relatos y las grandes ideologías, hay un retorno a lo cotidiano, una reivindicación de lo personal y lo íntimo y –sobre todo– la defensa de la diferencia y la tolerancia. Desde comienzos de los años ochenta, comenzó un rechazo a todo redentorismo social, considerándolo un modo de imposición totalitaria.  Se inicia una resistencia que se opone a la acumulación de la fuerza y a la organización sistemática, y se insistió en el valor de las demandas sectoriales, tales como las feministas, ambientalistas, movimientos gay, regionalistas, etc. 

Más allá de la modernidad significa una nueva forma de ver la cultura, como algo que cultiva el interior humano, y la inclusión de todos aquellos que no habían tenido voz en la historia. Es una nueva forma de ser y actuar, un nuevo horizonte para la humanidad.

 

*Fabiola Sayden Carmona es estudiante de la Universidad Anáhuac Mayab. [email protected]

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab