Universidad Anáhuac Mayab

Sobreviviente.

Publicado en: 30 de Octubre de 2012

Sobreviviente.

Melisa Michelle Pani*

 

Realmente sigo sin entender realmente por qué fui encerrada. Nunca entenderé por qué fui maltratada. No sé si podré llegar a asimilar por qué  deseaban tanto mi muerte. ¿Será por la misma razón por la cual querían a más personas como yo muertas? Jamás descifraré porque sucedió así, simplemente así fue. Nada lo cambiará.

El gran dictador, malicioso de corazón, escupía veneno a través de palabras en sus misericordiosos discursos. Pareciese que a las personas les gustaba el veneno, pues se lo tragaban como si fuese un caramelo deslizándolo por la garganta.  Sus versos entonados con voz de diablo, desdeñaban personas como yo.

Su rancio olor de persona se expandió por toda Europa, su depravación e ignorancia movía masas, y éstas nos aplastaban a nosotros.

Hace alrededor de un mes me dieron la noticia. Falleció por cianuro, sus pulmones rasgándose para poder recibir oxígeno… lo mismo que nos hacía a nosotros. Le hubiese deseado que se quemara vivo, como nos hizo a nosotros, incendiando nuestras heridas crudas.

Él ya no vive, él ya no respira, él ya no transmite; nosotros sí. Sus palabras se las han llevado el viento,  sus creencias ya no son ley. Al contrario, nosotros seguimos de pie, nuestra palabra es honrada.

El gran dictador, un gran y atribulado cobarde. No pudo enfrentarnos, no pudo consigo mismo. No pudo enfrentar su misma crueldad.

Él dejó vacío, odio, malqueridos, el aborrecimiento en sí a la mayoría de los alemanes. Hirió de muerte a la humanidad, perdimos el camino.

Pocas personas como él marcan el mundo, la historia y las personas. Pocas personas tienen las agallas de hacer lo que él hizo. Gracias a las torturas, derrames de sangre, arrebatamiento de vidas, tormento de pequeños que ni sabían que existía la palabra sufrimiento.

Adolf Hitler, la persona más odiada en la historia de la humanidad. Culpable de más de seis millones de asesinatos a judíos inocentes. Infractor de la vida humana. Autor de la peor destrucción en toda la historia mundial. Yo puedo decir que lo sobreviví, junto a muchos otros. Yo sobreviví ese mal infernal. Yo sobreviví la crueldad máxima que ha vivido el mundo. Yo sobreviví.

Sobreviviente del Holocausto Anónimo

 

*Melisa Michelle Pani es estudiante del tercer semestre en la Escuela de Comunicación de la Universidad Anáhuac Mayab. [email protected]

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab