Universidad Anáhuac Mayab

El mundo al revés.

Publicado en: 05 de Abril de 2013

El mundo al revés.

Gloria Boa Alvarado *

“Estamos en plena cultura del envase. El contrato del matrimonio importa más que el amor, el funeral más que el muerto, la ropa más que el cuerpo, y la misa más que Dios. La cultura del envase desperdicia los contenidos”, Eduardo Galeano. Este pensador uruguayo nos dice que caminar es un peligro y respirar es una hazaña en las grandes ciudades. Quien no está preso de la necesidad, está preso del miedo; unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen, y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen.

Esta es la forma en que yo no quiero vivir. Tengo miedo de que algún día deje de maravillarme por simples cosas; que un día despierte y esté completamente acostumbrada al paisaje y que éste deje de llamar mi atención. Miedo a que me importe más lo exterior a lo interior, y a no poder cruzar la calle si no me toman de la mano. Pero el miedo no es de cobardes, sino que existe para hacerle frente. Muchas ciudades de hoy confunden el crecimiento con el desarrollo, eliminan todo lo que estorbe para una supuesta mejora. Primero tumban árboles y construyen, para después vanagloriarse de sus acciones ecológicas al plantar uno o dos arbolitos.

El concreto, plástico y demás materiales sintéticos son sumamente tóxicos, no solamente para nuestro mundo, hágase hincapié en “nuestro”, sino que también son tóxicos para la mente humana. Nuestro cerebro se ha ido plastificando cada vez más, y como éstos materiales tienen un tiempo de vida, nuestro cerebro, pensamiento y actitudes también; dejamos de actuar con la razón, ejercemos pensamientos egoístas y ya no somos capaces de vivir.  

Nuestra belleza se vuelven las luces de la cuidad, los letreros luminosos, el sonido de los autos, fábricas y espectáculos han suplido las melodías de la naturaleza. Es como vivir en una pantalla de cine donde se proyecta una producción sobre el fin del mundo; pero aún no decido si es una comedia o ciencia ficción.

La calidad de vida se ha vuelto más importante que la vida misma. No basta con sólo vivir y vivir a gusto, sino que le tienes que demostrar a los demás que vives y que vives mejor que ellos; presumir y aparentar, a sentir y a compartir. Drauzio Varella dice: “En el mundo actual, se está invirtiendo cinco veces más en medicamentos para la virilidad masculina y silicona para mujeres, que en la cura del Alzheimer. De aquí a algunos años, tendremos viejas con tetas grandes y viejos con pene duro, pero ninguno  se acordará para qué sirven”.

Estamos aprendiendo a vivir en un mundo donde cada quien cuida su propia espalda y ya no la del prójimo; podría jurar que nuestra próxima evolución serán unos ojos en la parte trasera de nuestra cabeza. Un espectáculo donde todos quieren ser el protagonista y no hay ideales más allá del mismo ombligo. Deberíamos derrochar en   amor lo que otros en municiones. Lo triste es que cada vez nos estamos acostumbrando a aceptar este futuro; en lugar de imaginarlo, debemos mejorarlo. Porque nadie será mejor que nadie,  porque todos pertenecemos a lo mismo. Cada uno jugará un papel diferente, según sus capacidades y para cubrir sus necesidades. Pero todos han entendido mal, todos quieren ser mejor que todos y es una lucha constante por el poder, una lucha despiadada.

Y es que sucede que todos dejamos de creer en cierto punto, dejamos de creer en la humanidad, en una mejora, en la amistas o en el amor; dejamos de creer hasta en Dios; nos enojamos, gritamos, lloramos, nos mordemos las uñas, vamos y venimos, perdemos toda esperanza. Despiertas un día y te das cuenta que antes tenías el punto claro y decidido, y ahora no sabes quién te lo robó. Despiertas tan desconcertado que no ves posibilidad alguna de actuar.

Irónico es que no tengan valor los individuos que se esfuerzan, que tienen sustento en sus palabras, que tienen los valores bien cimentados, a ésos se le tienen miedo y terminan por ser aniquilados, porque así somos, desechamos todo aquello que nos intimida. Estamos mal, estamos tan a gusto de nuestro pequeño envase que nos aterra explorar las fronteras.

Amamos nuestro envase, amamos las cosas y no a las personas; qué mujer no ha dicho amar su nuevo par de tacones, pero a sus padres no les expresa ese sentimiento. Ya lo dice Dios a cada rato y no nos damos cuenta. Al final de sus oraciones indicamos un asentimiento u obediencia con la palabra “amén”, pero sólo es cuestión de cambiar el acento de lugar a la primera vocal para entender el mensaje. 

Si la pérdida de la humanidad tiene causa, también debe de tener cura. La respuesta es emprender un proyecto social transformador, algo ambicioso, con ansias de plenitud y mejora. Una gran revolución para que las oportunidades se generalicen y obtengamos una sociedad más igualadora.

*Gloria Boa es estudiante del cuarto semestre en la Escuela de Comunicación de la Universidad Anáhuac Mayab.  [email protected]

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab