Universidad Anáhuac Mayab

Lo humano y la tecnología.

Publicado en: 26 de Septiembre de 2013

Lo humano y la tecnología.

Víctor J. Dorantes  Valle*

Hoy en día, en cierta forma somos hombres biónicos, no de la manera que muchos quisiéramos.  Parafraseando a Tony Peraza, tenemos la capacidad para tantos avances pero sólo nos la pasamos dando “like” a fotos de gatos. ¿Acaso las incontables oportunidades que ofrece la tecnología hoy en día representan “avances” o  sólo “proyecciones”?. Es curioso.

Primero que nada hay que comprender que la tecnología en la actualidad está pasando por un proceso de materialización desproporcionada con respecto a los conocimientos, que por definición son tecnologías, lo cual suele no considerarse al tener frente a nosotros a una pantalla que deja en ridículo las capacidades perceptivas del ojo humano. Los avances cada vez van sustituyendo la actividad humana más y más, hasta el punto en que éstas empiezan a marcar una especie de brecha que va haciendo que cada vez la dependencia hacia ciertos aparatos sea mayor, por no decir que es cada vez más preocupante.

Este fenómeno tiene una naturaleza paradójica; todos estos avances vienen del mismo crecimiento en las capacidades del humano. La necesidad era y hasta ahora es la razón de existir de la tecnología e incluso hitos como la inteligencia artificial  fueron concebidos teniendo como premisa lo impresionante que es el fenómeno del pensamiento humano, cada vez logrando alcanzar más y más esa línea divisoria entre hombre y máquina: la abstracción y por ende la emoción. Tantos descubrimientos maravillosos concebidos a partir de una de los principales preceptos filosóficos: conócete a ti mismo.

 No obstante el idealismo desmedido puede provocar un descuido en cuanto a la responsabilidad. Y no lo digo en forma meramente moralista, sino que nos precipitamos tanto que con tal de lograr avanzar en materia de cantidad que si bien se obtienen resultados inmediatos, se dejan a un lado las necesidades a largo plazo. Un ejemplo claro es la excesiva dependencia de muchos países en un solo tipo de energía, como el petróleo en el caso nuestro país; hasta el día de hoy muchos modelos de energía sustentables como el Biodiesel no han tenido mayor que presencia que una aparición en cierto programa televisivo y en un par de medios.

Ahora  que menciono a los medios, es idóneo considerar cómo este fenómeno también ha repercutido en cómo funcionan los medios en la actualidad aunque no en todos, por supuesto, ya  que incluso aquellas empresas e instituciones mediáticas que no contribuyen a la problemática (como los medios críticos, los cuales no deben ser confundidos con los militantes)  operan a partir de ella.

En el auge de la Web 2.0  los  ahora llamados medios digitales prácticamente se han convertido en un escaparate que ha enfatizado los atrasos funcionales, ideológicos e intelectuales del humano. ¿Cuántas veces vemos que la agenda mediática se llena de pseudo controversias que sólo buscan visitas, “pulgares arriba" y ahora hasta millonarios contratos con gigantes mediáticos. Aunque los sectores socialmente silenciados han empezado a tener voz, la cultura de masas ha sabido disfrazarse de ellos con bastante éxito.

Si bien estrategias  del  analfabetismo funcional son comunes en las agendas mediáticas, el que los supuestos bloques críticos tuviesen en cierta forma más plano de acción presenta el constante riesgo de la realidad mediática, el "venderse" pues al fin es la misma utilidad que une a los medios "oficiales" y los "critícos" bajo el lenguaje universal de la vida occidental.  Como dijera el célebre luchador Ted Di Biase "todos tienen un precio". ¿Acaso la cartera ha matado al verbo finalmente?

Sé que esta reflexión pareciese pesimista, pero sólo representa mi deseo de que la sociedad comprenda que el vivir con tecnología implica tanto el respeto a la misma como a nosotros mismos. Si nos vemos como masas inertes, produciremos para masas inertes y consumiremos como tales. Incluso se habla de "democracia en los medios" , no obstante parece ingenuo o hasta cínico pregonar democracia cuando la desinformación sigue como sigue.  No es lo que la tecnología puede hacer por mí, sino cómo expando mi potencial humano por medio de las tecnologías.  Pero mientras la responsabilidad sea dejada al final, no sólo nos volveremos menos autónomos, sino que veríamos sacrificado lo que nos distingue, lo cual es paradójico por que es eso mismo lo que nos permitió disfrutar de esta nueva gama de oportunidades, que más que nada, ahora nos hace depender en lugar de disfrutar de los frutos de la visión, la iniciativa y, aunque no lo parezca, la libertad.

*Víctor Dorantes es estudiante en el primer semestre en la Escuela de Comunicación en  la Universidad Anáhuac Mayab. [email protected]

 

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab