Universidad Anáhuac Mayab

Liderazgo y actitud

Publicado en: 07 de Octubre de 2013

Liderazgo y actitud

Dulce Zentella Angulo*

 

“El Liderazgo es acción, no posición”

Creo que el liderazgo es una cuestión de actitud y decisión; una actitud que la persona decide vivir y que se ve reforzada por el contexto, las  cualidades y las características de cada individuo.  

Si concebimos el liderazgo como una actitud, eso abre las posibilidades a encontrar líderes en aquellos que estén decididos a provocar un cambio personal, adoptar y pelear por una causa social, guiar a un grupo, mejorar alguna situación o simplemente guiarse en la vida de modo tal que su vida, inspire a los demás.

Chris Lowney, en su libro Liderazgo al estilo de los Jesuitas  nos  comparte la ideología infundida por San Ignacio de Loyola el cual incluye a todo el que lo desee a ser un líder. “Todos somos líderes, dirigimos todo el tiempo, bien o mal pero todo el tiempo”, lo que podríamos traducir en un liderazgo cotidiano.

Pero, ¿cuáles son esos aspectos que requiero para potenciar mi liderazgo cotidiano? O mejor aún, ¿qué debo de tomar en cuenta para que mi liderazgo sea para bien?

Chris Lowney, enumera cuatro pilares que han sido el sostén de la congregación y que a mi parecer, nos conviene adoptarlos si nuestra intención en este mundo va más allá de simplemente existir.

El líder ante todo:

·         Se conoce a sí mismo. Esto implica detectar su carencias, debilidades,  valores y su visión del mundo

·         Es ingenioso, capaz de innovar y adaptarse al mundo cambiante

·         Vive  el amor al tratar al prójimo con dulzura, reconociendo en él, el valor que posee por ser persona

·         Vive el heroísmo, mirando las trascendencia de sus actos, fortaleciéndose  a sí mismo y a los demás con aspiraciones a través de aspiraciones heroicas, que bien podríamos traducir en metas elevadas e incluyentes

 

Entonces, cierto  es el dicho que dice “que nada es tan importante como un hombre decidido”; y creo que ahí reside la clave. Cuando enumeramos las características del líder podemos encontrarnos que quizá no poseamos una o varias de ellas, pero es determinación de cada quién, trabajar y perseverar para alcanzarlas. Además, muchos de los líderes que conocemos, se descubrieron líderes a sí mismos  en la medida que trabajaban para alcanzar sus metas y objetivos.

Por otro lado, suele pasar que asociamos liderazgo con popularidad, lo cual es un error que lleva a muchos a desistir en la lucha diaria para ser un gran líder si de pronto sienten que no son  suficientemente populares.

Por esta misma causa es que  debemos estar abiertos para hallar líderes y sentirnos líderes desde cualquier puesto. No debemos olvidar que el liderazgo no es definido únicamente por la magnitud de la oportunidad, sino más bien por la calidad de la respuesta. Sería un error entonces casarnos con la idea que  si nos ocupamos o desempeñamos ningún puesto donde ejerzamos poder o autoridad, dejamos  entonces de ser líderes.

En realidad, todo aquél que quiera lograr cosas  verdaderamente grandes, debe estar principalmente decidido a lograrlo. Y a partir de eso, dirigir sus actos y pensamientos a aquello que desea ser.  Tal como lo mencionó Aristóteles; “nosotros somos lo que hacemos repetidamente, la excelencia entonces, no es un acto, sino un hábito”.

*Dulce Zentella Angulo es estudiante del séptimo semestre en la Escuela de Comunicación en la Universidad Anáhuac Mayab.  [email protected]

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab