Universidad Anáhuac Mayab

El pulgar

Publicado en: 26 de Diciembre de 2013

El Pulgar

Edwam Alcocer*

[email protected]

 

Estamos viviendo cambios en la estructura de nuestra sociedad, todo se está volviendo automático; si algo lo queremos lo tenemos, no importa lo imaginable que sea si se tiene que jugar a ser un "creador", nos volvemos uno. Es un presente moldeable en la cual tenemos computadoras con interfaces intuitivas y se investiga todos los días de cómo hacer una experiencia más dinámica entre software y usuario, a tal grado de integrarse.

El humano ha llegado a un grado más allá de los robots que imaginábamos, el día en que ibas a tener máquinas capaces de resolver problemas y cumplir tareas, ahora se nos presenta una fusión entre la precisión de una máquina y los secretos del cerebro humano, la creatividad que consiste en resolver de múltiples formas un mismo problema. La humanidad creo robots, los hizo parecidos a una persona pero ¿para qué esforzarse mejorando algo que es un instrumento del humano? ¿Para qué hacerlo cuando podemos mejorarnos a nosotros mismos hacernos más fuertes, ágiles, inteligentes?. Podría ser la redención de todo aquello que aqueja al ser humano, pero…podría ser el ladrillo capitalista con el que se va sellando una fosa en la que nos encontramos la gente promedio, la que está destinada al consumo de la tecnología comercial. Me encantaría ver ambos caminos que podría tomar la sociedadse me hace asombroso las actitudes de ambos extremos, tanto como la vileza del ambiciosocomo la generosidad del menesteroso.

Es momento de aterrizar el tema a mi persona, centrarlo hacia mi forma de ser y tratar a la gente. Recuerdo que al inicio del siglo habían surgido cambios inimaginables en mi corta vida; nos habíamos mudado de la ciudad a un pueblo; habíamos pasado de tener mi hogar, a encontrar uno en un lugar que ni siquiera había imaginado que pudiera existirAprendí el contraste de las clases sociales y la marginación de la gente; mi única distracción era ver películas con mamá cuando mi hermano menor se quedaba dormido. Recuerdo muy bien que un día veíamos "El Hombre Bicentenario" y mamá lloró en varias partes de la películayo no entendía, mi capacidad mental de un niño de 6 años sólo veía que un robot se convertía en humano; yo decía: "que locura, siendo un robot quiere ser una persona". Cuando la película terminó mi madre dijo: "algún día, seremos parte robot". Me tomé a pecho las palabras de mi madre y comencé un camino que me volviera insensible, que el dolor no me acomplejaraquería ser un robot inquebrantable, había decidido ir en contra de Robin Williams, renunciar a todo sentido, convertirme en un ser humano sin puntos débiles, en los que mi ser pudiera flaquearno quería lo que estaba aconteciendo, prefería la insensibilidad antes que la adaptación.

Hace no mucho me senté a ver la misma película con mi hermano, el cual usa auxiliares auditivos y me atrevo a decir que su ser de forma integral depende de un 60% de dichas audioprótesis. En ese momento entendí el mensaje que me había dado mi madreque algún día nos haríamos uno con las máquinas. Tal vez ella no reflexionó del todo en su frase pero, para ver a mi hermano en ese momento y recordar las palabras de mi madre me hizo entender que ser "robot" es corregir la deficiencia de la naturaleza o los accidentes del destinobrindarle los estruendosos sonidos de un camión a un carente de audición es algo que nosotros consideraríamos detestable pero, para ellos es un regalo de la creatividad humana.

Hay un momento en nuestras vidas donde decidimos convertirnos en una máquina o en algo más, dispuesto a superar las adversidades y usamos todo conocimientos para el beneficio en pro de nuestra sociedad. No hay que tener miedo del avance de la tecnología pues depende de cada uno de nosotros la forma en que la usamos. Todo el proceso de evolución se resume en la palma de nuestra mano: los dedos y el pulgar, al unirse, han establecido la diferencia entre crear y destruir cada uno tiene la oportunidad de hacer lo que tiene que hacer…. con el pulgar.

 

“The Hand”

(fragmento)

"The hand has five fingers,

Capable, powerful,

...

Upside down, the hand is help,

From a position of power.

You can create, feed, construct,

Count, and comfort with the hand"

Serj Tankian - Glaring Through Oblivion

 

*Edwam Alcocer es estudiante del primer semestre de la Escuela de Comunicación en la Universidad Anáhuac Mayab.

[email protected]

 

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2017 Universidad Anáhuac Mayab